Abecedario de El Santo

Sep 30 • Conexiones, destacamos, principales • 821 Views • No hay comentarios en Abecedario de El Santo

/

Este anecdotario es un reflejo de la vida de un simple obrero de la lucha libre, como se definía él mismo. Rodolfo Guzmán Huerta fue también dueño de un gran sentido del humor y supo administrar y sacarle provecho a su doble personalidad

/

POR JOSÉ XAVIER NÁVAR

/

/

Alejandro Guzmán. Hijo mayor de El Enmascarado de Plata y casi su mánager, cuando no se usaba el término, además de padre de Axel, El Nieto de El Santo. No quiso ser el sucesor de su padre y cuando se animó ya era tarde. Él recuperó muchas anécdotas que le contaron; otras las vivió con su progenitor.

/

Blue Demon. Se decía que eran enemigos a morir. En realidad eran dos caballeros. El Santo no se cansaba de recordarle que en el cine de luchadores, el primer crédito siempre era de El Enmascarado de Plata y luego el de cualquier demonio.

/

Blu-Ray. A ver a qué horas. Todavía no es hora de que se encuentre algo de sus películas en formato de Blue Ray, ni siquiera la más famosa y de culto: Santo contra las mujeres vampiro, presentada en el Festival de Cine de San Sebastián, en 1962.

/

/

Campeonatos. Nacional y Mundial de pesos welter, medio y nacional medio, semicompleto y campeón de Parejas.

/

Culto. A pesar de los críticos exquisitos de siempre, la mayoría sus películas o es de culto, o hay un culto hacia ellas.

/

/

Disco. Cuenta la leyenda urbana que, durante unas vacaciones o gira en Nueva York dos amigos entraron a un lugar donde por unos dólares podían grabar un disco. El cantante Javier Solís animó al Plateado a grabar a dúo y lo hicieron (no se sabe con cuántas canciones) para tener un recuerdo. Nadie sabe quién se lo quedó. Es muy probable que esté entre las cosas de la viuda de Javier.

/

/

El vampiro y el sexo. En la revista Rolling Stone hay varios artículos que componen todo un tratado sobre esta película, producida por Guillermo Calderón Stell y dirigida por René Cardona –ave de las tempestades de las aventuras de El Santo–, en donde no es el héroe de 54 películas el que se va de gane con las temperamentales y voluptuosas vedettes de la época convertidas en vampiras, sino Aldo Monti –una versión rural de Drácula en tierras mexicanas–, quien se da gusto que da envidia. A Noelia Noel, que no era vampira, le mete una succionada de senos que… bueno. Y lo increíble: El Santo no aparece en esos aproximadamente 20 minutos de rodaje a color para el extranjero, sino sólo en la versión mexicana, Santo en el tesoro de Drácula, que es cándida a más no poder.

/

Estatuas. Actualmente tiene dos estatuas: una (muy fea) en Tulancingo y otra en el Barrio Bravo de Tepito.

/

/

Fernando Osés. Fue amigo de Rodolfo Guzmán Huerta y su libretista de cabecera. A instancia de él se fimaron dos películas en Cuba, en 1958, marcando el debut de El Santo en el cine: Santo contra el cerebro del mal y Santo contra los hombres infernales. El Plateado por poco y no tiene parlamentos y Fernando Osés casi le come el mandado con su actuación de El Incógnito. Justo cuando Fidel Castro y El Che comenzaban la Revolución cubana.

/

/

Gilberto Martínez Solares. Único director que, en una sola película –Misterio en las Bermudas–, acabó matando con una bomba atómica a Santo, Blue Demon y Mil Máscaras, cuando vacacionaban… ¡perdón, hacían su trabajo! en las Bermudas. Todo México quedó pasmado y los lloró hasta, que luego de tres meses, volvieron al set para otras aventuras.

/

Grace Renat. Una de las más hermosas vedettes que dio el México Nocturno antes del Table Dance. Ella fue la encargada de la despedida del Enmascarado de Plata en el cine con la dupla El puño de la muerte y La furia de los karatecas, donde no le costó trabajo rendirlo con dos de las más poderosas razones que lucía para excitar hasta al más peinado.

/

Guillermo Calderón Stell. Productor de algunas cintas de El Enmascarado de Plata e inventor del cine de ficheras: “El Santo nunca iba a regalías por sus películas. Él cobraba por cada cinta y punto”.

/

/

Hijos. Con su primera esposa tuvo 10 hijos, siendo el último El Hijo del Santo; con su segunda mujer sólo tuvo un hijo. Sólo se sabe que le dicen el El Negrito.

/

Huracán Ramírez. Cuenta la leyenda que, en una lucha llevada a cabo en el Toreo de Cuatro Caminos contra los salvajes Misioneros de la Muerte, El Negro Navarro le pegó tanto al Enmascarado de Plata que por poco le causa un infarto, de no ser porque el compadre de El Santo, Huracán Ramírez, lo rescató de la golpiza; lo cargó y se lo llevó a la enfermería, donde lo salvaron.

/

/

Inventos de El Santo. La máquina del tiempo con la que va al pasado en algunas de sus películas, y la máscara para comer con abertura especial para no mancharla con mole poblano.

/

Infamia. El Santo no aparece en la Galería de Hombres Ilustres del Estado de Hidalgo. Para que El Enmascarado de Plata pudiera estar en ese recinto se requiere un decreto del Congreso del Estado y una prueba de hechos trascendentes del personaje. Si no pudo en su momento de gobernador Miguel Ángel Osorio Chong, menos Omar Fayad, que no ha hecho nada al respecto.

/

/

Jaime Maussán. El más famoso investigador del fenómeno OVNI en México siempre le pidió a El Santo que, por favor intentara doblar el meñique izquierdo delante de él, para ver si no era un invasor.

/

José Guadalupe Cruz. Conocido sólo como José G. Cruz, fue un historietista y, prácticamente, el inventor de las aventuras de El Santo, El Enmascarado de Plata, en una historieta armada con fotomontajes del luchador que vendía tirajes semanales millonarios y que desde 1951 volvió un ícono de la cultura a Rodolfo Guzmán Huerta, con quien Cruz dirimió en juzgados el derecho de usar al personaje del cual era argumentista, dibujante y editor. 29 años duró su reinado, que combinaba escribiendo argumentos para las películas de don Juan Orol, y en muchas de las cuales también actuó.

/

José Buil. Director de la película de tesis Adiós, adiós, ídolo mío, sobre El Santo, quien le reclamó: “Ya no quiero hacer nada contigo, manito, porque ya me dijeron que me sacaste gordo en tu película”. Por supuesto, El Santo no vio terminada la película, que en realidad es un homenaje sobre la vida, obra y milagros del Plateado). Buil haría luego la, probablemente, más importante cinta de lucha libre sobre El Santo. En ella no usó ni al personaje ni el nombre (para prevenir demanda de El Santito), sino que inventó al personaje El Ángel Enmascarado para realizar La leyenda de una máscara, ganadora de cuatro Arieles, a pesar de la crítica mamila del momento.

/

/

4K. Misión imposible: que sus películas alcancen la inmortalidad en este formato.

/

/

Las películas de El Santo. Dejaban tanto dinero en la taquilla que por un momento, financiaron el “Otro Cine Mexicano” –el de “intelectuales”– que iba a los grandes festivales. Por increíble que parezca, eso está todavía mal visto por algunos críticos barbones de cine y santones ya muertos como Emilio García Riera.

/

Libro de Shimizu. En un piso del Museo del Juguete Antiguo reposa gran parte del archivo personal de El Santo (cartas, fotos, máscaras, programas, revistas y reportes de prensa, equipo luchístico, etc.), propiedad del arquitecto Roberto Shimizu, quien después de leer los papeles del Santo escribió un libro que –dicen– bendijo en vida Carlos Monsiváis y que sólo espera ver la luz. De buena fuente se sabe que es mejor que los que ha sacado El Santito.

/

/

Marvel Superhéroes, aventura frustrada. Después de que El Santito presumió que su Santo padre se uniría en una impensable película a los súper héroes de Marvel (¿qué les podría enseñar El Santo, héroe mexicano de carne y hueso -que quería ser interpretado por su vástago- a Iron Man, Supermán, Capitán América y demás?) Todo quedó en un tongo y raspada a la reputación del director español Alex de La Iglesia por creerle al Mr. Bean mexicano.

/

Mejor película de El Santo. Santo contra el Doctor Muerte, de la que decía el Plateado. “No, hombre. Ahí sí que había producción”. Era, decía Guzmán Huerta, guardando las debidas proporciones, “como una aventura de James Bond. no como cosas filmadas en Haití con tres pesotes”.

/

Miedo a los panteones. Sólo un panteón (el de Xoco) pudo doblegar al Santo, a pesar de que su hijo mayor, Alejandro, le decía: “Pero, papá, tú eres El Santo”, mientras éste le respondía: “Sí, yo soy El Santo en las películas, pero a mí los panteones me dan miedo”.

/

Muchas gracias por estas vacaciones, Santo. Sin el menor empacho, Iván Trujillo, el biólogo director del Festival Internacional de Cine de Guadalajara, con su habitual cara de fuchi cuando no le gusta un género como el del Cine de Luchadores, una vez le dijo en sus oficinas de la Filmoteca de la UNAM a los tres autores del libro Quiero ver sangre: Historia ilustrada del cine de luchadores, que acababa de llegar de Londres, donde había ido a organizar un homenaje al Santo con algunas de sus películas. “Ya se imaginarán. Claro que yo me lo tomé como si fueran unas vacaciones pagadas”. Justo el mismo tipo que se acobardó y, curándose en salud, evitó que se exhibiera en Guadalajara El vampiro y el sexo. No se sabe si hubo moche de por medio.

/

Máscaras famosas que arrancó. La de Black Shadow, El Halcón Negro, El Gladiador y El Espanto I.

/

/

Nominaciones al Ariel y a la Diosa de Plata. Ni una pinche nominación. Vergüenza les debía de dar a nuestros académicos. Ninguna de sus películas obtuvo ningún premio, a excepción de Santo contra las mujeres vampiro, de Corona Blake, obtuvo El Puñal de Obsidiana, que otorga el público.

/

“No te vamos a doblar el brazo, te vamos a doblar la voz”. “Mira, manito. No te ofendas ni nada por el estilo pero tu voz no es nada varonil para un héroe. Ahí es donde vamos a entrar en acción: Atentamente Víctor Alcocer y Bruno Rey”.

/

/

Ñáñaras. Nunca y más tratándose de El Santo, las sintió; excepto por los panteones.

/

/

¡Órale! Los tres principales mitos del mexicano son Pedro Infante, La Guadalupana y El Santo (y no necesariamente en ese orden).

/

/

Pantalla de televisión omnipresente. Siempre en los mejores filmes de El Enmascarado de Plata.

/

/

¿Que de dónde amigo vengo…? De Tulancingo, Hidalgo, y voy a la tierra del paste.

/

/

Rossy Mendoza. La cintura más breve de las vedettes del ayer; némesis de El Santo en Santo contra los secuestradores (1973).

/

/

Santito. Prepotente, arrogante, engreído, petulante y soberbio. Siempre metiéndose donde no lo llaman… la peor pesadilla que nos legó su padre, justamente todo lo contrario de él. Eso sí, se le reconoce que ha sido mejor luchador que su Santo padre.

/

Seducción diabólica. Como buen héroe asexuado, siempre huía ante cualquier bikini. En Atacan las brujas (1964), Edaena Ruiz por poco se lo lleva a la cama.

/

¿Será melón o será sandia, o tal vez la vieja del otro día? Sólo hay de dos sopas sobre el debut del Plateado: La Arena Peralvillo Cozumel, el 28 de abril de 1934; o el Deportivo Islas, en la colonia Guerrero, en 1935.

/

Somos. Especial de El Santo, editada por Editorial Televisa en octubre de 1999. Llegó a ser el número que más ha vendido en la historia de Televisa.

/

/

Tributos musicales. Dos “El Santo, El Cavernario, Blue Demon y El Bulldog”, del Conjunto África, escrita en 1952 y grabada hasta 1983; “El Guacarock de El Santo”, de Botellita de Jerez

/

/

¡¡¡Uhhh!!! Número incalculable sobre las veces que se escuchó el grito de ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo! En las arenas de lucha libre.

/

/

Viviana García Besné. Nieta de Guillermo Calderón Stell y directora del documental Perdida, donde se aclaró por primera vez la procedencia de la cinta maldita de El vampiro y el sexo (donde no tuvo ni vela en ese entierro), y bendita para Aldo Monti que se agasajó con las vampiras-mamacitas de la época.

/

Verle la cara (en el buen sentido) Nadie se la vio nunca en los sets y en las películas pocas fueron las escogidas para verle la cara (a su hijo mayor, Alejandro, que lo doblaba en esta peligrosísima suerte).

/

/

¡¡¡Wow!!! millones de máscaras de El Santo, vendidas afuera de las arenas de todo México durante su vida luchística.

/

/

Expediente Secreto X. La PGR no se quiso meter y todos deslindaron responsabilidades acerca de la desaparición y probable muerte de 40 niños desintegrados por una turba de marcianos alternativos, en un campo de la Ciudad Deportiva, comandados por Wolf Ruvinskis, en Santo contra la invasión de los marcianos (1966). El Santo nunca fue llevado a juicio y al caso le dieron carpetazo.

/

/

¡¡¡Yaaa!!! En tono de lamento de dolor cuando El Santo le aplicaba a sus oponentes la “de a caballo”, su llave favorita de rendición.

/

/

¡Zas! Que se nos va El Santo al cielo (el 5 de febrero de 1984) y hasta el momento, no hay un solo documental que le haga justicia a su leyenda.

/

Zabludovsky, Jacobo. En un acto insólito que nadie se esperaba, el 26 de enero de 1984, en un programa de Televisa donde Zabludovsky interrogaba a varios profesionales de la lucha libre, entre ellos al Santo, éste se levantó la máscara dejando ver parte de su rostro. Esto sucedió cuando se hallaba en el ocaso de su carrera y unos días antes de su muerte, el 5 de febrero de ese año.

/

/

FOTO: Durante casi cincuenta años, El Santo protagonizó algunos de los episodios más espectaculares del pancracio mexicano. En la imagen, El Enmascarado de Plata le aplica la famosa llave “hurracarrana” a un contrincante en una pelea en 1975.

« »