Artistas y Vloggers

Abr 21 • Miradas, Música • 2776 Views • No hay comentarios en Artistas y Vloggers

//

Los protagonistas de estas series televisivas, blogs y canales de youtube, como Pablo Garibay, Alondra de la Parra, Sarah Willis y Daniel Barenboim, ponen sus habilidades musicales al servicio de proyectos audiovisuales con la intención de crear nuevos públicos

//

POR IVÁN MARTÍNEZ

La música tiene el poder de comunicar lo indecible, de nombrar lo innombrable… por caer en la repetida idea. Uno de los principales atributos que hacen a un músico un gran artista es precisamente la capacidad de comunicación. Por caer en otro lugar común: cualquiera podría tocar las notas, pero hacer algo con ellas, comunicar un mensaje, abstracto como es el lenguaje musical pero de manera clara, y conmover con ello, es otra cosa.

/

Hay grandes músicos con extraordinarias capacidades “sonoras”, pero pocas para comunicar musicalmente. Pienso y nombro, así de botepronto, a Pierre Boulez, quien fue un director de ejecuciones tan transparentes como indescifrables emocionalmente. Quizá es necesario aclarar que ante compositores o intérpretes, como en una novela o una película, hay voces que nos dicen y otras con las que nuestra sensibilidad no se halla: hay grandes compositores, como Shostakovich o Bruckner, con quienes no termino de identificarme.

/

O ante un instrumento. Uno con el que no suelo hacerlo, es la guitarra. Pero desde que lo escuché por primera vez, cuando todavía siendo estudiantes le acompañamos en mi orquesta el Concierto del Sur, de Ponce, he admirado la manera de comunicar musicalmente de Pablo Garibay. La comparación es lejana y quizá le suene extraña, pero me produce la misma magia que cuando escucho al percusionista Iván Manzanilla hacer cantar su instrumento con una sensibilidad que no tiene la mayoría de los cantantes, ellos apoyados en palabras concretas, en una obra tan abstracta como puede ser el Temazcal para maracas y electrónica de Javier Álvarez. Son comunicadores sorprendentes.

/

El caso de Pablo ha ido más lejos. Hace poco incursionó en otra faceta “para comunicar”: no sé si plenamente como cineasta, pero sí como alguien que se sienta a hablar y explicar. Que nos esclarece su camino a quienes participamos sólo como escuchas. Utiliza otro lenguaje, el audiovisual y el hablado, en el que no siempre los músicos se desempeñan con fluidez, para comunicarnos lo que sucede antes; para transmitir lo que pasa en sus entrañas cuando se prepara.

/

Por ahí anda rondando –en youtube se encuentra el tráiler y ha habido proyecciones esporádicas– su cortometraje documental Camino de Perugia, en el que junto al fotógrafo Jesús Cornejo, registró el estreno mexicano que hizo de la obra homónima, para guitarra solista, coro y orquesta, del compositor e ícono de su instrumento, Leo Brower, que sucedió en Saltillo con la Filarmónica del Desierto y el mismo compositor en el podio. Pablo viajó a La Habana para prepararlo con él y registró su visita: Se sumerge en la vida habanera, en sus olores, sus ritmos. Entre su gente. Quiere inspirarse y entender. Y de paso, uno termina entendiendo más. Contagiándose.

/

Otra artista mexicana que tiene un don extraordinario para la comunicación, es la directora Alondra de la Parra. Su tremenda popularidad fuera del público tradicional, ha dependido mucho de eso y de cómo lo utiliza al hablar. Uno de sus nuevos proyectos –como los otros, ya por regresar tras el stand by de su maternidad– es también frente a la cámara.

/

Lo ha hecho de la mano de la Deutsche Welle y son capítulos que prefiero invitarlo a ver porque están disponibles gratuitamente desde el sitio web de la radiodifusora. No necesitan mucha introducción: Alondra aprovecha al solista invitado de esa semana en su trabajo con distintas orquestas y platican de la vida, de la preparación previa a un concierto, de la química que hay o no, y de un largo etcétera con la misma naturalidad que lo haría el conductor de televisión más experimentado.

/

Por el mismo tono van las colaboraciones de quien es la sensación viral de los artistas-comunicadores: la británica Sarah Willis, cornista de la Filarmónica de Berlín. Le ayuda igualmente la presencia bondadosa e inspiradora, cercana, que tiene. Su canal con micro documentales y sus transmisiones en vivo son referente para los instrumentistas de metal, pero la naturalidad y universalidad con que aborda cada tema, engancha a todos. No se pierdan, por ejemplo, aquel en el que muestra la vida de sus alumnos cubanos en el festival Mozart in Havana.

/

Del lado serio y menos anecdótico, y quizá haya que aclarar, también más especializado aunque no por ello enunciado con menos claridad y fluidez, está el canal del que para muchos es la mente más brillante de la música actual, Daniel Barenboim. Lo conocemos: es un gran pianista, enorme director y un intelectual vehemente que habla sobre temas lo mismo musicales que políticos. Su canal de youtube me recuerda su propio dvd donde enseñó a pianistas jóvenes (Bax, Biss, Lang) las sonatas de Beethoven. ¿Por qué cada nota, qué dice cada una? Son una clase no sólo de piano, sino de música y de historia. Entendible para cualquiera que se quiera asomar un poco más.

/

Los resultados de estos cuatro ejemplos son de diferente manera emotivos, pero ayudan de igual forma a entender y a abrir nuestra sensibilidad. Quizá sería ideal, con menos o igual recursos “cinematográficos”, que otros músicos intentaran estos ejercicios. Estoy seguro que al resultado final, el de las salas de concierto, también ha ayudado la búsqueda personal de estos músicos consigo mismos al intentar mostrárnoslo.

//

//

Foto: Sarah Willis, cornista de la Filarmónica de Berlín, es una de las referencias de los músicos que han desarrollado una brillante carrera como youtubers. / Especial

/

/

« »