Yucatán, territorio de cuerpos prodigiosos para la danza

May 26 • Escenarios, Miradas • 2244 Views • No hay comentarios en Yucatán, territorio de cuerpos prodigiosos para la danza

//

El encuentro organizado por Umbral América Danza llega a su edición 16 con la participación de numerosos talentos dancísticos que obligan a pensar en la efectividad de las políticas culturales del país

//

POR JUAN HERNÁNDEZ

Resulta sorprendente no sólo la cantidad de niños, adolescentes y jóvenes de Yucatán, interesados en la danza, también la calidad de los cuerpos, nacidos con la naturaleza de la proporción, el ritmo, la musicalidad y la fuerza para expresarse de manera contundente en la escena.

/

Umbral América Danza, organizado anualmente por el bailarín y coreógrafo Cristóbal Ocaña, realizado en Mérida, la capital yucateca, convoca a los apasionados amantes del arte de Terpsícore, quienes se vuelcan en jornadas extenuantes, que ofrecen un festín fervoroso de cuerpos en movimiento, degustado por un público entregado, exigente y comprometido.

/

El encuentro de danza, que este año llegó a su edición 16, reúne a talentos provenientes de diferentes municipios de Yucatán. Lugares apartados, en donde la pobreza extrema es una realidad galopante, carentes de la infraestructura cultural para la formación de los talentos artísticos.

/

Llama la atención que, pese a todos los factores en contra, florezcan talentos impulsados por cualidades natas para el movimiento, amén de sus ganas de expresarse y tomar un lugar en el mundo. Bailarines, apartados del mainstream de la danza nacional e institucional, cuya formación es resultado de la iniciativa independiente, logrando, en muchos de casos, niveles de excelencia artística.

El encuentro de Umbral América Danza se celebr+o del 12 al 14 de mayo en Mérida, Yucatán. /Cortesía.

/

La mayoría de estos cuerpos se perderán en el tiempo, debido a la falta de una política cultural que atienda con apoyos y proyección a los jóvenes con cualidades para la creación artística.

/

El talento de la danza en esta región del país se desborda y supera, con mucho, la capacidad de las instituciones de la entidad para ofrecerles una formación digna, a la altura de las cualidades de los cuerpos prodigiosos que podrían convertir a Yucatán en un bastión del arte dancístico a nivel internacional.

/

Cristóbal Ocaña, con Umbral Danza Contemporánea A.C., se ha dado a la tarea de ofrecer una plataforma a estos talentos del arte del movimiento, en sus diferentes estilos. Lo mismo observamos a un bailarín clásico adolescente, de prodigiosa fuerza, que a una bailarina que gira en puntas, manteniendo el eje, en secuencias de piezas del ballet de repertorio, hecho para primeros bailarines, que a jovencitas que se apropian de la escena con una ejecución de belly dance, o a un grupo de hasta 20 bailarines, ejecutando coreografías de jazz, que ya quisieran muchas producciones profesionales musicales en la capital del país.

/

Seguros estamos que a muchos de estos jóvenes, guerreros de la danza, se los “robarían” los directores de las escuelas más importantes del mundo, para luego integrarlos a las compañías con prestigio. Directores que están a la caza de talento para enriquecer sus proyectos. Ese talento perdido en el país, debido a la inconsistencia de la política cultural, sustentada en un discurso demagógico, que ha dejado de atender las necesidades para el desarrollo del arte en México.

/

El espacio no nos alcanzaría para hacer mención de las decenas de niños y adolescentes talentosos que se apoderaron del escenario del Teatro José Peón Contreras, el más importante de la capital Yucateca, en la edición de este año del encuentro Umbral América Danza. Mencionaremos solamente a Santiago Valentín Cetina Encalada, un niño maya de siete años —a cuyo trabajo dedicaremos nuestra reflexión en otro número de Confabulario—, por tratarse de un ser escénico excepcional, con cualidades pocas veces asequibles y propios de un monstruo de la escena.

“Umbral América Danza se ha convertido, en los últimos 16 años, en un espacio privilegiado para la danza escénica no institucional” / Cortesía

/

Umbral América Danza se ha convertido, en los últimos 16 años, en un espacio privilegiado para la danza escénica no institucional. Una fiesta terpsicoreana, en donde se dan vuelo el instinto apolíneo y dionisiaco; un suceso infaltable en la agenda de quienes, en aquella región del país, moldean sus cuerpos para hablar de asuntos esenciales sobre la condición humana, así como también en la de quienes disfrutan de la revelación del suceso misterioso de la creación.

/

La proliferación de cuerpos para la danza en Yucatán, nos obliga a pensar en la necesidad de la descentralización de la política cultural, en una distribución más equitativa de los recursos públicos, en la creación de infraestructura para la formación profesional de los talentos, en este caso, de la danza, atendiendo las características de la escena contemporánea, y en la urgente atención del impulso creativo para el desarrollo de una sociedad plural emergente.

/

Por el momento, los cuerpos excepcionales de la danza que Yucatán provee a la escena mexicana, son luces furtivas que se dejan ver en el tremendo esfuerzo que realiza Umbral Danza Contemporánea, una asociación civil, presidida por Cristóbal Ocaña, quien ha encontrado en la danza una herramienta para la atención de los grupos vulnerables, en un quehacer reconocido y sostenido por las comunidades, que encuentran, en las iniciativas de esta organización, un canal para expresarse desde la particularidad de su identidad, y tomar un lugar en la escena nacional e internacional.

//

//

Foto: Umbral América Danza, organizado por Umbral Danza Contemporánea A.C., bajo la dirección de Cristóbal Ocaña, se ha realizado anualmente, a partir del 2002, en Mérida, Yucatán. Este año llegó a su edición 16, del 12 al 14 de mayo, consolidándose como una plataforma excepcional para la expresión y el desarrollo del talento dancístico en la península mexicana. / Cortesía: Umbral América Danza

« »