Despertares: el Olimpo de la danza

Ago 19 • Escenarios, Miradas • 2288 Views • No hay comentarios en Despertares: el Olimpo de la danza

/

Luego de un largo recorrido profesional, el bailarín Isaac Hernández dio una muestra de madurez en la dirección dancística con esta gala en la que las interpretaciones alcanzaron niveles de genialidad

/

POR JUAN HERNÁNDEZ 

/

En el 2003 hablamos con un niño de 12 años, quien se encontraba en Nueva York, con el único deseo de realizar un sueño: convertirse en una estrella de ballet. Era Isaac Hernández, cuyas habilidades naturales embelesaron la mirada. Su historia era una “curiosidad”: no había asistido a las escuelas oficiales de danza mexicanas, pero había logrado un nivel técnico de alto nivel, formado básicamente en la casa paterna, bajo la dirección de su padre, Héctor Hernández.

/

Bajo el cuidado de su hermana Emilia, el bailarín viajó a la meca de la danza, en Estados Unidos. Allá continuó sus estudios, con el apoyo de las instituciones culturales mexicanas, que vieron en él una promesa de estrella mundial de ballet.

/

Luego de un recorrido largo, Isaac Hernández se convirtió en bailarín principal del English National Ballet, compañía en la que trabaja actualmente. Su figura trascendió los límites de la escena; impulsado por varias empresas, consiguió un arrastre sólo visto en estrellas de pop o rock nacionales e internacionales.

/

Isaac es alto, de piernas, torso y brazos largos, labios gruesos, mirada profunda y cabellera ensortijada. Es un mexicano de belleza clásica. Aquella excepcionalidad estética llamó la atención tanto de los caza talentos internacionales de ballet, como de empresas y medios de comunicación, entre ellos las revistas especializadas, así como las de espectáculos y otras dedicadas a difundir las actividades del jet set internacional.

El bailarín Isaac Hernández durante su participación en la gala “Despertares”. /Chino Lemus 2017/Auditorio Nacional

El 12 de agosto, el bailarín presentó en México el espectáculo de danza Despertares, en el Auditorio Nacional, recinto con capacidad para diez mil personas, que estuvo a reventar. La campaña de difusión masiva cumplió su objetivo. Las apariciones en televisión, las entrevistas y los reportajes, llegaron a sus destinatarios. Lo que nos habla de una operación inteligente no sólo en la concepción misma de la función, sino de la visión comercial que le acompaña.

/

Aunque con el apoyo de instituciones como la Secretaría de Cultura de México, el Instituto Nacional de Bellas Artes y el gobierno de la Ciudad de México, así como el patrocinio de empresas privadas, la organización toral de esta función estuvo a cargo de Soul Arts Productions, la empresa conformada por Isaac y sus hermanos, el también bailarín de ballet Esteban Hernández y Emilia Hernández, así como su cuñado Matthis Loutreuil.

/

A través de esta productora, Isaac Hernández desarrolla intereses legítimos: explotar su pasión por el ballet, influir culturalmente en la sociedad mexicana y hacer negocio con la presentación de figuras excelsas de la danza mundial.

/

Encontramos una diferencia abismal entre la propuesta de Isaac Hernández y la de Elisa Carrillo —interprete mexicana y primera bailarina del Staatsballet Berlin, quien el 13 de julio ofreció la gala: Elisa y amigos, en el Palacio de Bellas Artes—. En Despertares sobresalió la dirección artística del bailarín mexicano; el espectáculo no descansó por completo en la técnica (que se da como un hecho) de los bailarines participantes (como sí ocurrió en la función de Elisa, con sus desastrosas consecuencias). El ojo de Hernández estuvo puesto en el detalle, en la sublimación de la interpretación y en el desarrollo de una mirada actual de las obras, sin importar la época en la que fueron creadas.

/

Largo sería hablar a detalle de las casi cuatro horas de exhibición, pero sí diremos que Despertares se convirtió en el “Olimpo” de la danza, con la presencia de bailarines de extraordinaria calidad técnica y cualidad de artistas, quienes a través de las variaciones interpretativas y personalidades fuertes, abrazaron con su quehacer a un público emocionado y cautivo. Algo que no ocurrió en la descuidada exhibición Elisa y amigos.

/

Isaac Hernández dejó el escenario para el lucimiento de sus colegas. En sus apariciones, el bailarín parecía desconcentrado, seguramente por las largas jornadas de trabajo de la organización y la concepción artística del evento. Sin embargo, su capacidad en el ámbito técnico, lo revelan como un bailarín apolíneo, mucho más racional que instintivo, con el aura y la imagen propias de un astro. Por otro lado, Esteban Hernández, solista del San Francisco Ballet, rompió la escena con el estruendo de un rayo y mostró su naturaleza dionisiaca: embriagado con el movimiento y el placer orgánico que siente al bailar.

Aspecto de la gala “Despertares, que se presentó el 12 de agosto en el Auditorio Nacional/Chino Lemus 2017/Auditorio Nacional.

/

Las obras interpretadas fueron hechas por coreógrafos como Alberto Alonso, William Fosythe, Benjamin Millepied, Christopher Wheeldon, George Balanchine, Akram Khan, Ben Van Cauwenbergh, Sidi Larbi, Marius Petipa, Christian Spuck, Itzik Galili, Savion Glover, Danielle Rowe y Stephan Thoss. Los bailarines provenían del English Nacional Ballet, Ópera de Paris, American Ballet Theatre, Ballet Nacional de Holanda, San Francisco Ballet, Ballet Nacional de Canadá, Ópera Nacional de Viena, Royal Ballet, Stuttgart Ballet, New York City Ballet, Boston Ballet, Gauthier Dance Company, Ballet Nacional de Noruega y Savion Glover (tap).

/

Despertares resaltó como un espectáculo de primer mundo, con altos estándares de calidad y una visión artística amplia, la cual rompió el gueto de la danza, para satisfacer los gustos diversos del público.

/

FOTO: Despertares, gala de danza con la dirección artística de Isaac Hernández, y la participación de los bailarines Esteban Hernández, Alicia Amatriain, Allison Walsh, Aaron Robinson, Amir Guetta, Anneleen Dedroog, Denys Cherevychko, Erina Takahashi, Garen Scribner, Hemda Ben Zvi, James Streeter, Jason Kittelberger, Jason Reilly, Jeffrey Cirio, Jurgita Dronina, Lauren Cuthbertson, Lauren Lovette, Maria Kochetkova, Marion Barbeau, Misa Kuranaga, Sebastian Kloborg, Tamara Rojo, Whitney Jensen y Savion Glover, producción de Soul Arts Producctions, se presentó en el Auditorio Nacional, el 12 de agosto./ Chino Lemus/Auditorio Nacional

« »