La primera aparición de un ser casi sobrehumano: El Santo

Sep 30 • Conexiones, destacamos, principales • 3134 Views • No hay comentarios en La primera aparición de un ser casi sobrehumano: El Santo

/

Reproducimos, con la autorización de su autor, un fragmento del manuscrito Tras las huellas de El Santo, texto biográfico fruto de la investigación y el amor de este coleccionista por la lucha libre mexicana

/

POR ROBERTO Y. SHIMIZU 

/

La primera vez que se ponía la máscara plateada: la excitación en el cuerpo de Rodolfo Guzmán Huerta iba subiendo conforme se acercaba la fecha de su debut. Ahora sólo faltaba una semana y tenían programada una presentación en la arena, como se estilaba con casi todos los luchadores que se presentarían o habían llegado de afuera. El día escogido fue un domingo una semana antes de su debut oficial, para lo cual ya se venía calentando el ambiente. La función de la Arena México del domingo 19 de julio de 1942 se inició por la tarde. Rodolfo y Miguel Guzmán Huerta habían llegado con mucha anticipación, pero se habían sentado separados entre los aficionados para evitar que los relacionaran. Primero vieron el debut del joven Enrique López, quien perdió ante Tony Zúñiga. Después vieron a sus amigos Esquimo Blancarte, quien le ganó a Adolfo Bonales. En ese momento y atendiendo a un chamaco mensajero, Miguel y Rodolfo, cada quien por su lado, se levantaron hacia los vestidores. Allí, sentado pesadamente, Rodolfo se colocó una máscara plateada que sería vista oficialmente por primera vez. Esa tarde se inició un ritual que duraría unos cuarenta años más. Ese momento sellaba un pacto de seriedad y responsabilidad; se unía a su máscara por toda su vida, en unos momentos dejaba de ser Rodolfo Guzmán Huerta para convertirse en El Santo. Allí perdió su nombre y apellidos. Ésos quedaban atrás. Allí también nacía un ser casi sobrehumano.

/

/

FOTO: En la década de 1940, Rodolfo Guzmán adoptó el nombre de El Santo. En la imagen, uno de sus primeros retratos (1943)./ Archivo EL UNIVERSAL

« »