Diplomacia cultural 2012-2018: el sexenio perdido y el horizonte deseable

Nov 17 • Conexiones • 1707 Views • No hay comentarios en Diplomacia cultural 2012-2018: el sexenio perdido y el horizonte deseable

Este diagnóstico sobre la proyección cultural de México en el extranjero plantea una disyuntiva para el próximo gobierno: continuar con las agendas que ven este sector como un ornato o la creación de proyectos con visión de Estado

/

POR GERARDO OCHOA SANDY

/

I
No fue el sexenio de Enrique Peña Nieto uno de los más ilustres de la diplomacia cultural de México. Lega ruinas, por lo que el repaso es necesario para lo que sigue. Inició con el nombramiento de José Antonio Meade, primer titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), de diciembre del 2012 a agosto de 2015. En enero de 2013 designó a Juan Manuel Valle Pereña director de la Agencia Mexicana Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid), creada por decreto en 2011, a finales del sexenio de Felipe Calderón.

/
La agencia absorbió la Dirección General de Cooperación Educativa y Cultural (DGCEyC), a la que le quitaron las direcciones de intercambio académico y cooperación técnica-científica para reubicarlas en otras áreas, y le injertaron las de turismo y gastronomía. La cultura se volvía el ornato para la promoción de ambas. Para que no hubiese dudas, en el texto publicado en el Diario Oficial la palabra cultura aparecía apenas.

/
Meade y Valle Pereña acabaron hundiéndola.

/

II
La “regla no escrita” era que el titular de la SRE tuviera trato frecuente con el titular de la DGCEyC, dada la aportación estratégica de la cultura para la imagen de México. Eso sucedió con los secretarios de Fox –Jorge Castañeda y Luis Ernesto Derbez— y Calderón –Patricia Espinosa Cantellano–.

/
Valle cambió las reglas. Solicitaba información a través de oficios y, si tenía dudas, enviaba más. No recibió a los agregados culturales que solicitaban cita y los remitía con la todavía titular de la DGCEyC, la embajadora Cecilia Jaber Breceda, a sabiendas de que no la ratificaría.

/
Al lado de Meade, Valle había construido parte importante de su trayectoria. En la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Meade fue subsecretario de ingresos de enero de 2008 a agosto de 2010, subsecretario de agosto de 2010 a enero de 2011 y titular de septiembre de 2011 hasta el fin del sexenio. Durante ese lapso, Valle fue jefe de la Unidad de Planeación y Proyectos Especiales de la subsecretaría de Ingresos y titular de la Unidad de Banca, Valores y Ahorro.

/
En una auto-entrevista publicada en el sitio de la SRE, Valle explicó su ideario. Habló de “el giro del negocio”, “proyectos bandera”, “expertise”, “reingeniería”, “approach económico”, “brazo instrumental”, “coordinación institucional con el resto de las agencias de México”, y así. No se refirió a las instituciones culturales del Estado y no mencionó la palabra cultura ni una sola vez.
Inclusive incurrió en altaneras desatenciones con altas autoridades del entonces Conaculta.

/

III
Meade-Valle se tomaron un año para nombrar titular de la DGCEyC a Lizeth Galván Cortés, cuyo único antecedente era la dirección del Centro de Diseño Contemporáneo de Oaxaca, creado en abril de 2012. Gerardo Cajiga Estrada, secretario de finanzas, aprobó la partida presupuestal, reportó la prensa local. Era su pareja.

/
La diputada del PRI Martha Alicia Escamilla denunció ante el Congreso estatal que de los 12 millones del presupuesto para 2012, nueve millones se utilizaron para la nómina, sueldos y compensaciones a parientes y amigos de la titular. Para 2013 Galván gastó 14 millones en sólo dos actividades: el festival Proyecta Oaxaca y la cartografía artesanal de la entidad.

/
Aún así, el 17 de octubre de 2013 fue reconocida como Embajadora del Conocimiento de las Mentes Quo+Discovery Channel 2013, en la categoría “Mente Vanguardia”, en ceremonia realizada en el Museo Nacional de Antropología e Historia. El capricho duró tres años. El 25 de julio de 2015 el centro cerró.

/
No importaba.

/
Galván Cortés estaba desde enero de 2014 en la SRE.

/
No le fue igual a la pareja.

/
Antes había sido inhabilitado por la Secretaría de la Función Pública, de 2004 a 2009, dado que adquirió, como Oficial Mayor de la Secretaría de Gobernación, 12 aviones para la policía federal, sin licitación. En 2017 lo aprehendieron por el delito de peculado, pues como secretario de finanzas, durante el periodo que favoreció a Galván, transfirió 100 millones a los servicios de salud, mediante un “crédito puente” inexistente. Fue sometido a arresto domiciliario y testigo protegido “pues ayudaría a atrapar a los peces gordos”, según aseveró el fiscal del estado. En abril de 2018 fue absuelto.

/

IV
Las agregadurías culturales se otorgaron sin ton ni son. Llegó a Toronto Natalia López Sosa Montes de Oca, militante de la campaña de Peña Nieto e hija de Eduardo López Sosa, ex magistrado en el Estado de México. La ex diputada suplente de Chinconcuac, Beatriz Cervantes, viajó a Santiago de Chile y duró un año, luego de un sainete que ocasionó en la prensa local. El escritor Jorge F. Hernández iba a Madrid pero la Amexcid aseguró que no cumplía con el perfil. Entró al relevo Pablo Raphael de la Madrid.

/
Meade se fue a la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y se llevó a Valle como director de Conasupo. En tanto, la salida de Galván fue ríspida. Estaba en Londres –viajaba en demasía– y la Oficialía Mayor le envió el boleto de vuelta. Le pidieron la renuncia y se le instruyó que tomara sus vacaciones para que, ante el presumible desaseo en el ejercicio presupuestal, entrara la auditoría. Luego apareció como coordinadora de Bienestar Social del IMSS, que presidía Mikel Arriola, amigo de Meade y futuro candidato del PRI a la Ciudad de México.

/
Claudia Ruiz Massieu asumió la SRE de agosto de 2015 a enero de 2017. Nombró a María Eugenia Casar titular de la Amexcid y a Alejandra de la Paz en la DGCEyC. Salió por el conflicto que ocasionó la visita de Donald Trump a México. La relevó Luis Videgaray, quien designó en mayo de 2017 al embajador Agustín García López Loaeza, de amplia trayectoria, al frente de la agencia. Susana Pliego llegó a la DGCEyC, pero antes de un año solicitó su traslado a España.

/
Meade se volvió candidato, Valle pasó en febrero de 2017 a la dirección de Afore Banorte y Galván tuvo una participación fugaz en el grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura. Para los debates sobre cultura durante las campañas, Meade eligió a Beatriz Paredes.

/
Pero el daño estaba hecho.

/

V
Ex agregados culturales han propuesto la creación del Instituto México. Existen, en la actualidad, en varias sedes. El antecedente más acabado fue la propuesta de Jorge Castañeda durante el sexenio de Fox. En Amarres perros, el ex canciller destaca el valor que le otorgó. La designación de poco más de dos decenas de agregados culturales de un tirón –suceso inédito en la historia de la SRE, entre ellos varios de los proponentes y el suscrito— era el más importante de su gestión.

/
Marcelo Ebrard celebró la iniciativa vía Twitter y anticipó que la valoraría. Enfrentará la realidad de las medidas de la austeridad. En la SRE las vacas flacas iniciaron en 2015 con el recorte de 150 plazas, la paulatina reducción del gasto social y la asignación a miembros del Servicio Exterior Mexicano de plazas previstas para agregados, dado el cuello de botella de los exámenes de ascenso y el programa de rotación. Más lo que se anticipa: ajuste de sueldos, más recortes, cancelación de los seguros médicos a funcionarios radicados en México y la cancelación o reducción de la cobertura de salud para los ubicados en el exterior.

/
La precariedad presupuestal es un obstáculo. El otro es la falta de perseverancia institucional.

/
El Instituto Mexicano de Cooperación Internacional (Imeci), creado en 1998, desapareció. El Instituto México arrancó en 2001 y fue el segundo titular de la SRE del foxismo quien lo enterró. Esperemos la evaluación de Ebrard acerca de la Amexcid. Veremos si por su origen calderonista y sus resultados no la desparece. También si está de acuerdo, como le proponen, que el Instituto sea el caballo de Troya de la cultura de México, desafortunada referencia a una contienda militar.

/

VI
No es de arriba para abajo sino de abajo para arriba.

/
Hace tres años en “Se habla español: la diplomacia cultural ausente” (Confabulario, No. 118, 6/IX/2015) explicamos las razones de los avances del Instituto Cervantes de España, creado en 1991, y para el cual la enseñanza del idioma ha sido su ariete central. Por contraste, los esfuerzos de México, a través de distintas sedes en el exterior –culturales (institutos, casas y centros), comunitarias (Instituto de los Mexicanos en el Exterior, IME), editoriales (FCE), académicas (UNAM), económicas (ProMéxico), turísticas (Consejo de Promoción Turística de México, CPTM)–, han sido insulares, discontinuos, errantes.

/
Logros aquí, desaciertos allá, algunas oficinas justificadas y otras no tanto, con presupuesto o sin presupuesto, con horizontes claros o sin brújula, bien ubicadas o fuera de lugar, sin una evaluación de lo realizado ni una visión integradora de Estado. La guadaña pende además sobre ProMéxico y el CPTM. Hay que evaluarlos sede por sede antes de desaparecerlos de un jalón.

/

VII
Lo primero es el diagnóstico de lo que tenemos.

/
Dentro de la SRE, salvo eminentes excepciones, no hay instituto, casa o centro cultural de México que se haya vuelto un referente relevante en la vida cultural de las ciudades o países donde se localizan. No afirmo que deben cancelarse; señalo que algunas o muchas cosas no funcionan, son anacrónicas o se están haciendo mal. Indiquemos además que los agregados culturales en varias embajadas y consulados se ocupan también de asuntos comunitarios, prensa y hasta de la correspondencia y el archivo.

/
Mientras, el IME se ocupa de la comunidad fuera de México, principalmente en América del Norte: de sus 67 sedes, 50 están en Estados Unidos y seis en Canadá. No tiene presupuesto y trata de usar el limitado presupuesto de difusión cultural, lo que ocasiona conflictos. Para lo que sí tiene es para cubrir los viajes de sus delegados a las reuniones en la Ciudad de México, en las que deciden ocuparse de cuestiones culturales, académicas y técnico-científicas, asignadas la Amexcid.

/

VIII
Fuera de la SRE, están las sedes de la UNAM y del FCE.

/
Las de la UNAM lo mismo enseñan español –desde 2015 colaboran con el Cervantes y la Universidad de Salamanca, pero no hay reporte sobre los avances–, que imparten cursos de historia, comida y bailes de salón o para cantineros. No es broma; ésa es la tónica. También organizan conferencias, ciclos de cine caseros, exposiciones de bajo perfil y altares de muertos. Estas actividades, varias de las cuales hacen la SRE y las comunidades, pueden presentarse en otros espacios, sin necesidad de pago de renta, contratos de comodato y nóminas a cargo del presupuesto de la UNAM, que es federal.

/
La sedes también alientan los intercambios académicos. Lo cierto es que sus facultades, institutos y centros de investigación han tratado con sus contrapartes sin necesidad de intermediarios. Mucho menos hoy con el auxilio de las redes, páginas Internet, video conferencias y Skype.

/
La primera, en San Antonio, se remonta a 1944. El boom inició con los tres rectores más recientes –Juan Ramón De la Fuente, José Narro, Enrique Graue–. De 1994 a la fecha: Gatineau, Chicago, Beijing, Madrid, Los Ángeles, Costa Rica, Seattle, París, Londres, Tucson, Berlín, Boston, Johannesburgo.

/
Luego de un cuarto de siglo de experimentos, la UNAM nos debe un reporte y una autocrítica.

/
Sobre el FCE, en 80 años: las batallas culturales del Fondo (Nieve de Chamoy, eBook, 2014) documentamos que sus distintas sedes están en números rojos casi sin excepción, venden más libros de otros sellos que propios, y les prestan más atención a las más pomposas y no necesariamente relevantes que a las más modestas y con más impacto, entre otros aspectos. El diagnóstico, hecho durante la gestión de Miguel de la Madrid, sigue, 18 años después, vigente.

/
Esto es lo que hay y tiene que reorganizarse.

/
El canciller, la secretaria de Cultura, el director del FCE y, si se salvan, ProMéxico y el CPTM deben reunirse para compartir información y definir las prioridades de México. No es necesaria la creación de una “Dirección General de Vinculación Interinstitucional para la Promoción de México en el Exterior”.

/

IX
Un logro fue la creación de la Secretaría de Cultura (SC). Dentro de lo que falta, en el tema que nos compete: la Dirección General de Asuntos Internacionales amerita un estatus que le permita una perspectiva integral de las distintas áreas internacionales. No hay proyecto cultural de alto nivel en el exterior que pueda realizarse sin el apoyo de la SC: aporta contenido, presupuesto y apoyo logístico.

/
La figura de Unidad –tal como la Unidad de Asuntos Jurídicos— es adecuada. Desde ese nivel puede además construir una relación más constructiva con la DGCEyC, tan maltratada por el gobierno saliente, y con el resto de las contrapartes referidas. Es una tutela orientadora natural.

/
En tanto, ex agregados y gestores –figuro entre los firmantes– propusimos a Alejandra Frausto un foro sobre diplomacia cultural, que no había contemplado. Titulado “Agenda Cultural Internacional”, lo convocó para el pasado 16 de noviembre en la Estela de Luz. Finalmente se pospuso, pues Frausto y Ebrard conversaron y decidieron realizarlo en conjunto en fecha próxima. Un buen indicio de que la comunicación que sugerimos prospera a alto nivel.

/
Frausto retoma así un asunto de su competencia. No es prudente desgastarse en asuntos nebulosos como el uso de Los Pinos, como sugerimos en su oportunidad. Lo primero son las tuberías y desvanes, cimientos y vigas, pisos y escaleras, ventanas y balcones de la secretaría a la que llega.

/
En el tema de la diplomacia cultural, su gestión puede tener un noble horizonte.

 

 

FOTO: Aspecto del desfile de Día de muertos que desde hace algunos años se celebra en la Ciudad de México. / Tomada de la página de Facebook del Instituto Cultural de México en San Antonio, Texas.

/

« »