¡Pelearán diez rounds!, de Vicente Leñero, a escena

Jun 2 • Escenarios, Miradas • 3265 Views • No hay comentarios en ¡Pelearán diez rounds!, de Vicente Leñero, a escena

POR JUAN HERNÁNDEZ

 

En el escenario se evoca un cuadrilátero, los reflectores y los sonidos de voces de hombres y mujeres exacerbadas recrean el ambiente de una contienda de box. Se trata de la obra ¡Pelearán diez rounds! que Vicente Leñero escribió en 1985 y ahora es llevada a escena por Luis Fernando López Pérez, con las actuaciones de Emilio Guerrero, Eduardo Victoria, Laura de Ita, Dettmar Yáñez y Ramón Márquez, en el Teatro Julio Prieto. 

 

La obra de Leñero muestra un universo conocido: de corrupción, mentiras, traiciones y  arreglos en los “oscuro”. Vicios relacionados en la obra al medio pugilístico, pero también presentes en otros ámbitos de la vida.

 

El texto de leñero relata la historia de Bobby Terán, quien tras dos años de retiro regresa al boxeo con una pelea arreglada para que su contrincante caiga en el quinto round. El boxeador roza los 30 años de edad y desea alcanzar el éxito a toda costa, ya que es la última oportunidad que tiene para convertirse en ídolo.

 

Basada en la vida del boxeador Bobby Chacón –cuyos años de gloria fueron los 70 y principios de los 80-, ¡Pelearán diez rounds! es un acercamiento a las vicisitudes de personajes fragmentados emocionalmente, que buscan realizar sus anhelos a costa de lo que sea.

 

Bobby Terán, en el centro de la trama, es rehén de los sueños del resto de los personajes.  La aspiración del boxeador está anclada a la de su manager, a la del auxiliar del manejador y a la de su esposa, María.

 

La complejidad de las relaciones de los personajes se desarrolla en un ambiente pugilístico corrupto y desalmado, en donde lo más importante son los intereses económicos de quienes apuestan y arreglan las peleas, pasando por encima de los sueños de los protagonistas de la historia.

 

Vicente Leñero escribe un texto realista, concreto y certero al echar luz -con la asertividad política que le es característica- sobre los vicios que aquejan al mexicano de ayer y de hoy.

 

El director de escena, Luis Fernando López Pérez, por su parte,  hace una puesta en escena  evocadora  del ambiente pugilístico. Recurre a efectos sonoros y lumínicos para la recreación realista de una pelea de box que exacerba las emociones en el espectador, presa de la tensión dramática producida por la acción, la intriga, el amor, el odio, la sensualidad, el erotismo y la muerte.

 

Destaca la actuación de Emilio Guerrero como el manager Hernández, al hacer de éste un personaje verosímil y apasionado. Certero al pasar el texto por su entraña, produce y trasmite en escena la adrenalina propia de una contienda.

 

Eduardo Victoria figura a un Bobby Teherán taciturno, de una violencia que se desborda cuando lanza puñetazos, ¿a quién?, ¿al contrincante?, ¿ o a la vida que le pelea la realización de su sueño? Objeto del deseo, el personaje se aferra a sus aspiraciones para soportar ser “prostituido” por el sistema pugilístico corrupto.

 

Laura de Ita interpreta a María,  la esposa desesperada de Bobby Terán,  quien intenta frustrar el regreso de su esposo al boxeo. La actriz no consigue figurar un personaje creíble, que revele las fracturas emocionales, sicológicas y las cicatrices profundas de la emocionalmente devastada pareja del boxeador.

 

¡Pelearán diez rounds! es una puesta en escena de contundencia realista que eleva la adrenalina del espectador trasladado emocionalmente al ring, en el que libra la pelea cotidiana por los sueños en un mundo violento. Sin duda una buena oportunidad para acercarse a la sensibilidad de Vicente Leñero, creador incansable del teatro mexicano, quien este año celebra 80 de vida. Enhorabuena.

 

FOTOGRAFÍA: Aspecto de la obra de Leñero ¡Pelearán diez rounds!/Jorge Serratos EL UNIVERSAL.

« »