Poemas

Jun 16 • Ficciones • 2849 Views • No hay comentarios en Poemas

POR: Claudina Domingo

Seco

Nombres: desconocidos

Lugar: Tenochtitlan, América

cada calavera es la solemne capitulación del espíritu ante la materia (ningún idioma

dura intacto tanto como un cráneo): ¿qué son entonces las 60 mil capitulaciones

ensartadas en este ábaco sagrado?

     “polvo (más o menos) o el braile con que se guiaba uno hacia el Mictlán”

 

Algor mortis

Nombre: desconocido

Lugar: Isla de Quíos, Grecia

(el sitio más incómodo) el borde inferior derecho    doblado el cuello de ganso: aviares

la boca oscura y semiabierta y la nariz larga: ¿es esta escueta belleza el trazo de la luz

más insolente? “no convoques al sol: esta tierra breve asediada por el mar y los

caballos otomanos nada quiere saber del día de mañana”

                un rincón o un retablo: el que te ubica al costado de la anciana delgada e

indiferente al rigor aviar junto a su muslo        “¿desearías para ella la suerte desnuda y

rolliza (cruel en su estampida de violaciones) que parece caerle encima desde el caballo

árabe?”           (prisioneros los brazos) los senos expuestos: incapaz de cerrar su hermoso

vestido azul arremangado en la cintura       imposible cubrirla ahora con pinceladas si el

niño hambriento pellizca cerca del pezón y busca con la boca algo más que óleo       “no

lo hallará: el frío cristaliza este detalle en el cuadro del museo”

 

 

Frescos

Nombres: desconocidos

Lugar: Auschwitz-Birkenau, Polonia

se suceden (en blanco y negro) por todos los tejidos del siglo: cerillas apiladas en

montoncitos de un caja abandonada en la llanura “si el bosque viniera y se vengara

contra la máquina”          (incluso las palabras perdieron su pigmento)      “si el bosque se

vengara de este esforzado intento de opacar la multitud de

sus árboles con la multitud de

cerillas”       decir un frío que cala hasta los huesos es de un humor un tanto negro

(pegajoso como la ceniza)

       perfectas inflamables “estas cerillas tan enjutas que ninguna humedad disolvente

hincha: solo arden (pero su fuego no apaga el frío de este laborioso círculo posmorten”

        ¿y cuál es la diferencia entre los vivos y los muertos (aquí de donde hace tiempo

emigraron los fluidos y las grasas)?       “que el bosque temiera un incendio desde la

atareada fábrica de fósforos y se precipitara sobre ella”       (pero no) si el hacha se

mella esta máquina (en cambio) no tiene interruptor

 

 

Hinchado

Nombre: Ofelia

Lugar: Dinamarca

Ofelia: el agua ha de estar creando entre tu falda remolinos       mira (bella Ofelia)

mientras todavía no se cierran tus abultados párpados el cielo que anochece y la rama

insidiosa que no soportó el peso de la gracia mientras sostienes ese ramillete

expresionista donde el dióxido de carbono esparce sus botones       si la laguna es tu altar

(Ofelia) es en contubernio con la esmerada espuma en que se deslíen sin cesar tus intestinos

       “también presumía la bella Ofelia una magnífica rama en flor de ácido sulfhídrico”

pronunciadamente abierta perceptible desde el camino       “no llames Ofelia a esos

diminutos y siniestros animales: te hundirán en su voracidad y ya no podrás mirar la

rama tronchada”            no los llama Ofelia (que más quisiera la discreta doncella que

estar moviendo las piernas en el aire mientras trenza tallos de magnolias) es este

abigarrado y festivo ramillete donde el metano abre sin parar sus pétalos pomposos

 

 

Seco (sort of)

Nombre: desconocido

Lugar: Londres

“por el amor de Dios” es que ni siquiera un cráneo puede evadir su representación      “el

hueso es anacrónico: un cráneo posmoderno es de platino”           bello bello bello “chulo

de bonito” el hombre que no será polvo mientras 8,601 diamantes se adhieran a su

holograma          “por eso ríe con ganas (con dientes de a de veras)”

« »