Rafael Cadenas: la observancia del Tao como quietud que aguarda el instante

Jul 14 • destacamos, principales, Reflexiones • 1947 Views • No hay comentarios en Rafael Cadenas: la observancia del Tao como quietud que aguarda el instante

/

“La poesía a cierta edad es un desaprendizaje”, ha dicho el poeta venezolano Rafael Cadenas, de quien presentamos este ensayo a propósito de Sobre abierto y En torno a Basho y otras cuestiones (Pre-textos), sus dos más recientes poemarios

/

POR CLAUDIA POSADAS

/

La atención, en el instante justo del abrir de la rosa (“Flor, /el que te mira /en este instante /se aparta /para hacerte sitio”1) o del saltar de la rana al estanque (“No desdeñes nada. / Una rana le dio a Basho/ su mejor poema”2); el silencio ante la belleza del mundo y el misterio de la existencia y la justa disolución del yo para alcanzar esta observancia y homenaje a lo adyacente, si bien han sido aspectos fundamentales en el pensamiento y obra poética del venezolano Rafael Cadenas (Barquisimeto, estado de Lara, 1930), Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2018, en sus dos recientes libros de poemas, Sobre abierto y En torno a Basho y otras cuestiones (Pre-textos, España, 2012 y 2016), se decantan y logran su expresión más certera en una poesía breve y profunda:

/

El viento lo lleva
no hace resistencia y pierde
su ilusorio yo3.

/

Se trata de dos volúmenes hermanos, casi gemelos, cuyo antecedente en tipo de escritura, es decir, soles diminutos que alumbran el universo (“Si lo que existe nos parece poco, ¿qué puede sosegarnos?”4), lo podemos encontrar en Memorial (1997)5 (“Nada pides. Sabes que estás completo. Lo sabes con tu piel. Ni de ti eres dueño”6) y en mayor medida en los “aforismos” de Dichos (1992)7.

/

Dos libros unidos si bien por la brevedad, más por el temperamento propio de un viajero nómada, de un (juglar) errante que, como Basho mismo, autor japonés y maestro del haiku al que admira Cadenas, después de haber recorrido vastos territorios milenarios sin explorar, y deshabitado de sí, se mitiga en la quietud del observante escindido, pero conforme, por las incomprensibles aguas de la conciencia. Quizá, para algunos, esta depuración sería un retroceso ya que, de esa gran poesía narrativa expresada en soberbias manifestaciones del pensamiento en una escritura de amplio aliento (que puede consultarse en Obra entera. Poesía y prosa —1958-1995—, FCE, 2000 y 2009, y Obra entera, Editorial Pre-textos, 2007) Rafael Cadenas llega a una especie de laconismo escritural. A dicha extrañeza, el poeta ha respondido, muy dentro de su acostumbrada discreción, en una entrevista para El mundo, a propósito de haber obtenido el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada Federico García Lorca 2105: “La poesía a cierta edad es un desaprendizaje”8.

/

Sin embargo para el fino observante, esta trayectoria y lenguaje de lo breve es un signo inherente al desarrollo del ethos del autor e implica el gran zambullirse en las aguas del universo de la psique de este vigía del misterio: de las grandes extensiones de la palabra, Cadenas desemboca en una lucidez absoluta, manifestada en una contención poética, aunque plena de significado, al igual que un pequeño pero profundo estanque anegado de una sabiduría que siempre lo estuvo aguardando:

/

La rana estuvo esperando a Basho,
tal vez ella sabía cuan atento
era el haijin errante9.

/

Dos libros-desembocadura de su largo caminar y vastísimo hablar que significan la transparencia y honestidad a la cual llega todo maestro-juglar-errante y que son cauces extremos de sus reflexiones y experiencia de vida. Sobre todo, esta decantación se puede observar en los versos de En torno a Basho… a diferencia de la escritura de Sobre… donde los textos, aún en su brevedad, implican, aunque mínima, cierta amplitud en su desarrollo. Sin embargo en los poemas del libro de 2016, la mayor parte están constituidos de tan sólo tres versos (trípticos, como los ha llamado Cadenas), a la manera de un haiku, por lo que deben considerarse perlas minimalistas de conocimiento no exentas de ironía:

/

Tampoco la rana sabía
lo que le deparaba el futuro:
fama en la vejez.10

/

Pero sobre todo, Rafael Cadenas, como si fuese un Haijin trasplantado de la antigüedad oriental a nuestra época, aunque habrá que recordar que el zen ha sido de su particular estudio, condensa en estos poemas de En torno a Basho… la sombra-luz del Tao como el Todo circundante y urdidor de la existencia:

/

…la mayoría es indiferente,
pero él, que propiamente no existe,
maneja los hilos11.

/

De ahí que, para Cadenas, la rana-símbolo y el estanque-espejo-de-conciencia de su admirado Basho (citemos el poema original del japonés en una traducción castellanizada: “Un viejo estanque: /salta una rana, /ruido de agua”), son presencias y acciones arquetípicas de la naturaleza para expresar el orden universal (de ahí la belleza y profundidad del haiku-hallazgo) y por tanto son consecuencia de esa corriente que es el Tao por la cual las cosas suceden como deben suceder, de ese Todo que juega para que eso aparentemente inocuo, el estanque, la rana, el zambullirse, el agua, el sonido, ocurran en el instante preciso, aunque ya transfigurados en fuerzas puras en tensión, es decir, en inminencias y representaciones de ese tejido mayor:

/

Basho no habría oído zambullirse
la rana y hacer ruido en el agua
sin el premiso del indecible Tao12.

/

Dos libros gemelos, espejo uno del otro ya que, si bien la brevedad es marca de casa en ambos, esta misma, en el libro de 2016, alcanza su mejor expresión no sólo por el menor número de estrofas con que está escrito cada poema, sino cualitativamente en la medida en que las preocupaciones del autor vertidas en Sobre…, se afinan y depuran en el segundo libro al grado de que prácticamente son una especie de contestación o de cauce a dichas preocupaciones, que además son desarrolladas en un solo y certero golpe. Baste comparar en ambos libros algunos de los poemas en torno a Basho. Por ejemplo, en “Haijin”, poema más o menos amplio de Sobre…, se deja entrever la predestinación de los elementos (el agua, la rana, el estanque…) para ser transfigurados en símbolos y apenas si se nombra el Tao como una cualidad perdida en el tiempo y la memoria pero no como la gran trama que es:

/

Basho sabía
que la rana lo esperaba
en el viejo estanque.

/

Basho y la rana
se concertaron, sin saberlo,
antes de nacer.

/

Sin el estanque
tampoco Basho y la rana
hubieran escrito el poema.

/

No podía faltar
el prodigioso Tao
pero está acostumbrado al olvido13.

/

En cambio, en los poemas-soles-perlas diminutos de En torno a Basho… el Tao es lo que es, o sea la inconmensurable fuerza que tramó los hilos del hallazgo de tal modo que, a casi cuatro siglos de haberse escrito, seguimos evocando los versos del haijin japonés. Va el poema del haijín venezolano:

/

El Tao lo que hizo fue jugar
con Basho, la rana y el agua
para facilitarle al poeta el gran hallaz-
go14.

/

De esta forma, siguiendo a su maestro oriental, en estas recientes brevedades Cadenas busca llegar a una esencia que atisbe más allá de lo explorado en sus indagaciones de conciencia a lo largo de su trayectoria poética.

/

En este orden, el misterio de la existencia, gran tema en la obra de Cadenas, de ser un fluir ajeno que nos escinde (“el misterio es una gravitación poderosa; se hace sentir por ráfagas (…) que nos hienden y nos dejan expuestos, en la extrañeza15”) alcanza el concilio y el reconocimiento de dicho misterio de manera total en estos dos últimos poemarios en tanto se logra la imbricación de sus hilos en la inconmensurable urdimbre del Tao.

/

Es entonces cuando el yo guarda estricto silencio y abre la puerta a la atención y al honrar de de las manifestaciones del Tao a través de la transparencia y brevedad oriental que contiene la revelación. Sin embargo, para ello, la voz poética-conciencia tuvo que hundirse en el estanque profundo y oscuro del ser, recordemos esos tremendos poemas de lucha con el yo vertidos en Falsas maniobras16: Era el desfile de los habitantes desunidos17.

/

Pero el camino y, como Rafael Cadenas diría, “el desaprendizaje” valió la pena ya que esta gran voz de la poesía hispanoamericana halló su certeza:

/

Sin embargo, concluido el viaje
sentimos que en nosotros
—ya no rehenes
de la esperanza—
Había nacido
otro temple.18

/

Así, Sobre abierto y En torno a Basho y otras cuestiones, significan la perfecta y natural desembocadura de la trayectoria estética de Rafael Cadenas no sólo en su lenguaje sino en sus temáticas pero llevada a cabo de la mano del zen, conocimiento que ha atemperado por completo a este espíritu que, como la rana de Basho, sonríe ante el camino elegido:

/

Te has dejado llevar
Tal vez otros camino esperó en vano
Eres una contramarcha sonriente19.

/

No es de extrañar que esa voz acrisolada en conocimiento y experiencia, en incisiva observancia, en humor e ironía, sea la que les conteste a diversos pensadores, políticos y escritores con los que el autor mismo comulga, en esa curiosidad de libro, también recientemente publicado, que es Contestaciones20:

/

A ISSA

/

La Vía Láctea cae oblicuamente
dentro de la cacerola.

/

Iluminación.

/

A ARTUR LUNDKVIST

/

Estoy con los revolucionarios
hasta que llegan al poder.

/

Cuando ya no hay remedio.

/

/

Notas:
1. Cadenas, Rafael, Sobre abierto, Editorial Pre-textos, España, 2012, p. 24.
2. Cadenas, Rafael, Sobre abierto, Editorial Pre-textos, España, 2012, p. 24.
3. Poema perteneciente al libro En torno a Basho y otras cuestiones, transcrito de la lectura videograbada a propósito de la participación del autor en PoeMAD, Festival de Poesía de Madrid, Fundación Aquae 2014. https://www.youtube.com/watch?v=OzlMgQ4W63g Fecha de consulta, mayo de 2018.
4. Cadenas, Rafael, Obra entera. Poesía y prosa (1958-1995), Dichos (1992), FCE (Col. Tierra Firme), México, Primera edición, 2000, p. 664.
5. ——, Op. cit., Memorial, FCE (Col. Tierra Firme), México, Primera edición, 2000.
6. Ibíd., p. 177.
7. ——, Op. cit., Dichos (1992), FCE (Col. Tierra Firme), México, Primera edición, 2000.
8. Lucas, Antonio, “La poesía debe agitar”. Entrevista con Rafael Cadenas, Periódico El mundo, España, versión digital, 19 de octubre de 2014, http://www.elmundo.es/cultura/2014/10/18/54417be322601d6d648b4582.html Fecha de consulta: mayo de 2018.
9. Poema perteneciente al libro En torno a Basho y otras cuestiones, transcrito de la lectura videograbada a propósito de la participación del autor en PoeMAD, Festival de Poesía de Madrid, Fundación Aquae 2014, Op. Cit.
10. Ídem.
11. Ídem.
12. Ídem.
13. Cadenas, Rafael, Op. cit., Editorial Pre-textos, España, 2012, p. 34.
14. Poema del libro En torno a Basho y otras cuestiones, transcrito de la lectura videograbada a propósito de la participación del autor en PoeMAD, Festival de Poesía de Madrid, Fundación Aquae 2014, Op. Cit.
15. Cadenas, Rafael, Op. cit., Dichos (1992), FCE (Col. Tierra Firme), México, Primera edición, 2000, p.660.
16. ——, Op. cit., Falsas maniobras (1966), FCE (Col. Tierra Firme), México, Primera edición, 2000.
17. Ibíd., p. 107.
18. Cadenas, Rafael, Op. cit, Editorial Pre-textos, España, 2012, p. 64.
19. Poema perteneciente al libro En torno a Basho y otras cuestiones, transcrito de la lectura videograbada a propósito de la participación del autor en PoeMAD, Festival de Poesía de Madrid, Fundación Aquae 2014, Op. Cit.
20. Cadenas, Rafael, Contestaciones, Fundación para la cultura urbana, Venezuela, 2016.

/

/

FOTO: El poeta venezolano Rafael Cadenas / Miguel Gutiérrez / EFE

« »