“Rockumentales”: Los imprescindibles

May 7 • Miradas, Pantallas • 2458 Views • No hay comentarios en “Rockumentales”: Los imprescindibles

POR JOSÉ XAVIER NÁVAR

 

Cuenta la leyenda urbana que el acrónico que juntó por primera vez el rock y el documental en la expresión “Rockumental” se usó por vez primera en la revista Rolling Stone y fue inventado por el locutor Bill Drake en 1969, cuando hablaba de la historia del rock en un programa de radio. El término posteriormente fue usado en la naciente era del vídeo para documentar los primeros conciertos filmados con artistas de rock, que luego darían paso a las famosas biopics de personajes y superestrellas del género hasta nuestros días.

 

En lo que atañe al mundillo mexicano, donde hasta hace prácticamente unos años, era casi inexistente su fenómeno, la filmografía roquera se encargó de mitificar y volver de culto algunos títulos que, en primera no tenían pantalla grande en los cines mexicanos, salvo contadísimas excepciones como el legendario registro del The T.A.M.I. Show de 1964, dirigido por Steve Binder, que recopilaba  parte de la primera invasión inglesa a los Estados Unidos (Gerry and The Pacemakers, Billy J. Kramer & The Dakotas…) alternado en una gira de autobús con figuras americanas: The Beach Boys, The Supremes, Marvin Gaye y leyendas como Chuck Berry y el Padrino del Soul, ‘Mister Dynamte’ James Brown, que les dejaba tremendo paquete a los imberbes Rolling Stones, que cerraban los conciertos como el plato fuerte.

 

La mutación de este primer documental a “rockumental” de culto hoy remasterizado digitalmente, sólo era cuestión de tiempo. Documentales de rock antes de que se mitificaran en “rockumentales” eran imposible de ver en cine en nuestro país, por eso solo se tenían vagas referencias de cintas como Don’t Look Back, de Bob Dylan (1967); Monterey Pop, de D.A. Pennebacker (1968) o la controvertida Gimme Sheklter, de Los Rolling Stones (1970), con los tristes sucesos en el Festival de Altamont, que incluían en directo el asesinato de un hombre negro a manos de los temibles Ángeles del Infierno, contratados en el 69 por sus futuras Satánicas Majestades, como cuerpo de seguridad.

 

En 1975, año en que se inventó el video, se desató la guerra de los formatos. Por una lado Sony fomentaba el formato Beta (un videocasete que fue altamente popular en México, como en ningún otro país sobre la tierra), mientras que JVC, introducía el VHS, que fue a la larga, el que triunfo hasta la llegada del DVD. La memoria formal de la entrada del rock al video (VHS) registra la salida al mercado de tres videos: The Pleasure Principle de Gary Numan; One For The Road de The Kinks y el Eat to The Beat de Blondie, todos realizados en 1979 bajo el sello de Warner. Los dos primeros fueron los inaugurales conciertos de rock que salían en ese formato, mientras que el de Deborah Harry y su grupo, era una colección de clips. Lo demás ya es historia.

 

Con el nacimiento de MTV, el 1 de agosto de 1981 con la transición del primer video de la canción: “Video Killed The Radio Star”, honor que tuvieron los Buggles, la expansión del canal y la manga ancha para una programación que no fuera únicamente la transmisión de video-clips, hizo que el formato de “rockumentales” y biopics cobrara una mayor fuerza en la programación del naciente canal musical, que al día de hoy no es ni la sombra de lo que fue, a pesar de notables innovaciones como sus programas especializados: jams, hits, soul, clásicos, las Story Tellers de VH-1 y otros, más la creación de los hasta la fecha, MTV Music Awards. Para colmo de males televisivos, MTV retiró hace cinco años la leyenda de “Music Television” de su logo anunciado así que dejó de ser un canal solamente de música.

 

El Rock es de quien escribe su historia en imágenes

 

Antes de que los “rockumentales” cobraran una fuerza capital para entender no sólo la historia del rock, sino su desarrollo hasta nuestros días, las grandes corporaciones se adueñaron de sus tradiciones y leyendas; recopilaron su esencia una vez que firmaron y explotaron a los artistas bajo su rúbrica y, como vencedores, salieron al mercado del video. En 1995, Warner lanzo al mercado su Historia del Rock & Roll, en una mini-serie de 10 capítulos narrados por el actor Gary Busey, haciendo hincapié en épocas, periodos, actos sobresalientes, opiniones (des)autorizadas en más de 200 entrevistas con estrellas sobresalientes en cada periodo. Para evitar escozores está casi todo el elenco discográfico de Warner pero no aparecen, para evitar cualquier desavenencia, personajes como Frank Zappa.

 

En el 2001, apareció el rockumental Walk On By: The Story of Popular Song, de la BBC, una curiosa (re)visión de la música popular a partir de la visión del desarrollo del jazz, el rocanrol, el pop y la multiplicidad de estilos desarrollados en el Reino Unido y los Estados Unidos a partir de los años 60. Mucho más abierto y crítico que la historia del rock, según Warner, los ocho episodios de Walk On By, pudieron ser vistos en el Canal Once, bajo el rubro de “Bailando en las Calles”. Incluso muchos recuerdan los desafortunados comentarios introductorios a cada capítulo que hicieron en su momento José Agustín y Jordi Soler (que presentaron todos y cada uno de los ocho capítulos a lo largo de dos meses, ¡con la misma ropa!). Sobra decir que de la grabación que muchos hicieron a VHS de los episodios, se pasó luego a formato digital.

 

La era del DVD ha hecho posible coleccionar y consultar en formato digital para documentarse, o simplemente por mero gozo por lo histórico del rock, otros puntos de vista sobre el desarrollo que ha tenido el ritmo del 4X4 hasta nuestros días, visualizando –para bien o para mal— hasta donde ha llegado en determinados momentos o periodos, que permitan visualizar el futuro. Así las cosas, el muy particular punto de vista crítico de los ingleses, con el que difieren muchos, puede seguir los derroteros del rock en los siete capítulos de la serie “Las Siete Edades del Rock”: El Nacimiento (My Generation), Art Rock (White Light, White Heat), Punk Rock (Blank Generation), Heavy Metal (Never Say Die), Rock de Estadio (We Are the Champions), Rock Alternativo (A la Izquierda del Dial) y Brit Pop (Lo que el Mundo Estaba Esperando). Paralelamente hay también el quizá “rockumental” más esclarecedor del plomo: Metal Evolution, con toda la historia: 12 episodios en cuatro DVD´s con el desarrollo del Pre-Metal, el naciente Metal en Estados Unidos y Gran Bretaña; La New Wave del Metal Británico; Grunge, New Metal, Shock Rock, Power Metal y Progressive, registrado en el 2011 por Sam Dunn y Scott Fadyen, con subtítulos en español del llamado “Amo del Caos”, que ha cobrado en oro pesado su trabajo para ponerlo en cristiano.

 

Más “Rockumentales” por su dinero

 

En ese sentido conviene también destacar el trabajo inglés de la BBC en series que aquí ninguna transnacional del video saca porque, según ellos, “No hay mercado”. Por eso corren por debajo de la mesa maravillas como los muy recomendables rockus de la BBC Four Britannia Series –que ofrecen expertos conocedores y subtituladores en español— de fenómenos musicales como el Punk, Heavy Metal, Rock Progresivo, Blues, Krautrock, Reggae, Synth, Soul Deep, Jazz, Folk… que se ocupan como ningún otro “rockumental” del desarrollo musical con diferentes expertos y presentadores, auxiliados casi siempre por un panel de conocedores y casi peritos forense-musicales.

 

Aparte, la misma BBC se ha ocupado de otros interesantes y casi totalizadores fenómenos del rock, como su temático sobre David Bowie con The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars, que fueron despedidas en el último concierto del camaleón, sin estar ni siquiera avisadas.

 

Biopics: Las ilusiones perdidas

 

Ninguna lección para moverse en los tramposos terrenos del rock y subirse al ring de la aparentemente legalidad, donde grupos y solistas se dan con todo con la disquera en turno que les ha tocado vivir, sufrir y demandar, como la que proponen películas “rockumentales” como This is Spinal Tap, de Rob Reiner (1984), que continúa vigente como clásico de culto y parodia definitiva, a la vez que lección de rock vigente de vida y supervivencia de cualquier artista contendiente contra su enemigo natural, el ejecutivo disquero, convertido en contador, que no sabe nada del negocio musical mas que el contante y sonante que le pueda dejar cualquier artista. De ahí el caso de Anvil, de Sasha Gervasi (2008), sobre la tragedia de la banda metalera desconocida más popular de Canadá.

 

Por el lado mortuorio, los biopics “rockumentales” de excelentes cadáveres nunca dejaran de sorprender: Ahí están los muchos dedicados, autorizados y no al cantante de Nirvana, Kurt Cobain, los de referencia obligada a artistas de culto punk como el del New York Doll, Johnny Thunders (Born to Loose: The Last Rock’n’Rlll Movie, de Lech Kowalski (1999), o el que le filmaron Greg Olliver y Wes Orchosky al Dios del metal, Lemmy Kilmister (2010).

 

Ese lugar lo quiero conocer

 

Leyendas en el rock hay muchas, pero pocas como la plasmada en el rockumental Sound City (2013), el mayor y mal reconocido estudio de grabación con sede en el Valle de San Fernando, en California. Dave Grohl, ex baterista de Nirvana y actual cantante de Foo Fighters, llegó para rememorar su historia, los grupos de culto que por el desfilaron (Fletwood Mac. Tom Petty, Metallica, Neil Young…) y, de paso, llevarse a su casa la genial consola Neve (única en su especialidad en la que se grabaron legendarios discos).

 

Pero ninguna historia como la de The Wrecking Crew (2008) recién estrenada el año pasado, con la historia de todos esos músicos anónimos, pero importantes de forma capital, que grabaron con artistas legendarios, como Elvis, Sinatra… y un larguísimo etcétera y que además fueron el poder detrás del trono de The Byrds, The Monkees, The Beach Boys, Simon & Garfunkel… en cuestiones de tiempo, tono y timbre musical, volviendo a la llamada “Cuadrilla de Demolición –que también fueron la famosa “Pared del Sonido, de Phil Spector– en millonarios, por sobre los artistas para los que tocaban en el estudio.

 

Su historia es de las que se cuece aparte.

 

*FOTO: Dave Grohl, vocalista y líder de Foo Fighters, en una secuencia del documental Sound City, dirigida por él mismo, y que narra la historia de estos célebres estudios, donde han grabado bandas y solistas como Fletwood Mac. Tom Petty, Metallica, Neil Young, entre otros/ Especial.

« »