Danza a contracorriente

Dic 30 • Reflexiones • 2049 Views • No hay comentarios en Danza a contracorriente

/

El virtuosismo de Isaac Hernández, el tema de la migración y las puestas en escena multimedia destacaron en 2017. La presentación de Elisa Carrillo y la gala del Premio Guillermo Arriaga, ambas en el Palacio de Bellas Artes, estuvieron entre lo peor

/

POR JUAN HERNÁNDEZ

/

Lo bueno

1. Despertares, gala de danza dirigida por el primer bailarín mexicano Isaac Hernández. Espectáculo para el lucimiento de la técnica de estrellas del ballet mundial; coronado con una acertada selección de obra y, desde luego, la excelsitud expresiva de los intérpretes. El artista mexicano ratificó su calidad como bailarín y, también, como empresario y director artístico de uno de los eventos dancísticos que mayor convocatoria de público tuvo, al llenar el Auditorio Nacional, el 12 de agosto de 2017.

/

2. Entre la Bestia y un cielo repleto de estrellas, obra multimedia de Edgar Quevedo, en el que la danza tiene un lugar fundamental en la construcción del discurso sobre la tragedia cotidiana de hombres y mujeres que emprenden el camino hacia otros horizontes, en busca de mejores oportunidades de vida. La coreografía de Mauricio Chi Pisté fue efectiva a la hora de generar un lenguaje, para expresar con absoluta contundencia el desarraigo, la violencia, el poder y el sufrimiento de un éxodo obligado, sobre el rumiar de la Bestia —el tren que lleva a los inmigrantes de Centroamérica a Estados Unidos—, reflejo del conflicto, en el mundo globalizado, entre quienes lo poseen todo y aquellos que nada tienen. La pieza se presentó en septiembre, en el Teatro El Milagro, uno de los escenarios independientes y alternativos de la Ciudad de México.

/

3. Sin oficio ni beneficio, de Narenta Compañía Escénica, puesta en escena multimedia, presentada en la Sala Julián Carrillo de Radio UNAM. Dirigida e interpretada por Luciana Ruiz Stolowicz, la obra consiguió, con el uso consistente de lenguajes de distintas disciplinas (como la pantomima, la danza, el diseño gráfico y la animación), constituir una propuesta coreográfica sobre la migración y el desplazamiento violento de poblaciones que huyen de la guerra.

/

4. Travesía, coreografía de Laura Rocha, Francisco Illescas y Miguel Gameros, con Barro Rojo Arte Escénico, clausuró el Encuentro Nacional de Danza en el Palacio de Bellas Artes, en julio. Con aquella función, la agrupación, fundada en 1982, celebró 35 años de existencia como una de las pocas compañías dancísticas estables en el país. De gran formato, la obra recreó la tragedia humana de la migración.

/

5. Un hombre solo, coreografía e interpretación de Arturo Serrano, escenificada en el espacio independiente Carretera 45, en octubre y noviembre, se encuentra entre las producciones que llamaron la atención, por gozar de una línea de pensamiento crítico sobre el mundo contemporáneo, tanto en la esfera íntima como la pública; y por la creatividad del coreógrafo para hacer del espacio no un soporte, sino un elemento sustantivo del discurso.

Un hombre solo, creación e interpretación de Arturo Serrano, con El Olvidado Asombro Cía. / Jorge Izquierdo/ Cortesía Carretera 45

/

Lo malo

1. Elisa y amigos. Gala Internacional de Estrellas de Ballet 2017, espectáculo presentado en el Palacio de Bellas Artes por Elisa Carrillo, primera bailarina del Staatsballett Berlin. El espectáculo padeció de dirección artística. Si bien algunos de los participantes resaltaron por su capacidad técnica, el resultado no estuvo a la altura de las expectativas creadas por la gala. La bailarina texcocana tuvo una triste y deslucida actuación, en el máximo recinto artístico de México.

Elisa y amigos. Gala internacional de estrellas del ballet 2017, se presentó en el Palacio de Bellas Artes, el 13 de julio. / Paulo García

/

2. La antología de la compañía sonorense Quiatora Monorriel, en el Palacio de Bellas Artes, el 24 de julio, con la dirección de Evoé Sotelo y Benito González. Realizada para cumplir con un compromiso de la agrupación con al Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), la función eximió a los coreógrafos de la responsabilidad de ofrecer una obra de estreno. Los creadores optaron por presentar fragmentos de obras creadas a lo largo de su primer cuarto de siglo y, para llenar espacio, a manera de homenaje, proyectaron un video, en el que sus amigos hablaron de manera conveniente sobre la trayectoria de González y Sotelo.

/

3. Espera, espera, espera… (para mi padre), coreografía de Jan Fabre, una de las actividades de Francia, país invitado al Festival Internacional Cervantino. La pieza, hecha para ser apreciada en un espacio íntimo, perdió fuerza al ser presentada en el Teatro Juárez; un espacio de grandes dimensiones, que impidió disfrutar el detalle del gesto, del sonido de la respiración y de la intensidad orgánica de la interpretación de este unipersonal, que se antojaba como uno de los platos fuertes coreográficos del FIC, dada la reputación de Fabre en la escena contemporánea mundial.

/

4. La Bella y la Bestia, con el Malandain Ballet de Biarritz, espectáculo dancístico ofrecido en el Palacio de Bellas Artes, en el Festival del Centro Histórico, el 6 de abril. Ballet contemporáneo sobre la conocida historia de la joven que, al ofrecerse como rehén de la Bestia —un príncipe encantado—, a cambio de la liberación de su padre, termina enamorada y revirtiendo el hechizo. El ballet se sumó a la lista de piezas conservadoras, que ni siquiera consiguió ser convincente a la hora de presentar la historia edulcorada.

/

5.- “Gala del Premio Nacional de Danza Guillermo Arriaga XXXVI, Concurso de Creación Coreográfica Contemporánea INBA-UAM 2017”, realizada en el Palacio de Bellas Artes, en diciembre. Las obras Estepa, de Miguel Pérez García e Isabel Aguerrebere; La matriz (Teoría sintérgica), de Erika Méndez, y El espectador, de Edisel Cruz González, ratificaron la crisis creativa que priva en la escena coreográfica contemporánea, exhibieron la ineficacia de los modos de producción institucionales e invitaron a reflexionar sobre la pertinencia de un premio que ha dejado de ser un motor del desarrollo dancístico en México.

/

Lo feo

La inercia burocrática en la actual Dirección de Danza de la UNAM. En el 2017, la instancia universitaria, dirigida por Evoé Sotelo, operó sin un proyecto artístico que atendiera las necesidades de la comunidad de la danza, que históricamente ha tenido en la máxima casa de estudios uno de los pilares de su desarrollo. La actual administración tiene varios asuntos por resolver: la reestructuración de los Talleres Libres, que atienden a un público diverso; el destino del Taller Coreográfico, a la deriva desde la muerte de su fundadora Gloria Contreras; y la presentación del proyecto académico, que resuelva, de manera definitiva, el reconocimiento de la universidad al quehacer coreográfico, como una materia de estudio, con la creación de una Facultad de Danza.

/

/

FOTO: Con Despertares, gala de danza que se presentó el 12 de agosto en el Auditorio Nacional, Isaac Hernández (en la imagen), ratificó su calidad como bailarín, empresario y director artístico. /Chino Lemus / Auditorio Nacional.

/

« »