Danza de NY en tierra Maya

Oct 1 • destacamos, Escenarios, Miradas, principales • 3219 Views • No hay comentarios en Danza de NY en tierra Maya

POR JUAN HERNÁNDEZ

/

/

Pocas veces ocurren sucesos como el ocurrido recientemente en Chocholá, Yucatán, en donde la lengua maya aún se habla y las costumbres están muy lejos de ser las que hemos adoptado en las ciudades occidentalizadas de México.

/

En aquella región de calor húmedo, habitado por hombres y mujeres de ojos rasgados y piel del color de la tierra, llegó la compañía Eryc Taylor Dance a celebrar 10 años de trabajo creativo con el estreno mundial de cinco coreografías, así como el mismo número de solos realizados y bailados por cada uno de los intérpretes.

/

Antes de presentar las piezas coreográficas, a petición del bailarín y coreógrafo mexicano Cristóbal Ocaña, director de Umbral Danza Contemporánea y del Festival Internacional de Danza Avant Garde —que se lleva a cabo anualmente en Yucatán— la compañía neoyorquina trabajó con jóvenes y niños yucatecos, en un taller de sensibilización a la danza.

/

El resultado fue si no surrealista sí peculiar: Eryc Taylor y los bailarines AJ Guevara, Graham Cole, Chris Bell, Nicole Baker y Timothy Patterson no pudieron comunicarse con palabras, pero sí con un lenguaje universal: el del cuerpo.

/

Pocas veces podemos ver a una compañía de danza de primer nivel dispuesta a trabajar en condiciones que los profesionales del arte de Terpsícore consideran no “óptimas”, adaptarse al medio ambiente y dejarse tocar por la sensibilidad de personas que viven en el centro de una cultura ajena y distante, en este caso la maya.

/

Los artistas neoyorquinos no sólo se adaptaron, sino que disfrutaron y enriquecieron de la experiencia; establecieron lazos afectivos con los jóvenes de origen maya y vieron trastocada su forma de moverse y de ver el mundo.

/

El resultado de este encuentro inusual pudimos verlo en la inauguración 17 Festival Internacional de Danza Avant Garde, en Chocholá, Yucatán, en un escenario al aire libre, colocado frente al Palacio Municipal.

/

La función ocurrió de manera paralela a la procesión del Santo Patrono del pueblo, el ruido de la feria y el estallido colorido de la pirotécnica de carácter popular. La Eryc Taylor Dance Company hizo gala de profesionalismo y entrega, con la convicción de que, a través de la danza, se podía concretar el sentido de comunidad, no obstante las diferencias culturales.

/

Los bailarines, de técnica virtuosa y personalidades fuertes, presentaron las coreografías Vive la noche, Baila en el bosque, de Taylor en colaboración con los bailarines, y la música original de Gerald Busby —quien ha hecho música para la Paul Taylor Dance Company, así como para la película 3 women (1977), de Robert Altman—, vestuario de Milán DelVecchio e iluminación de Chris Annas-Lee; Gran dúo, de Taylor, Timothy Patterson, Graham Cole y Nicole Baker, música de Billie Holiday, Nina Simone y Sam Smith; Canto para cello, idea de Taylor y creación colectiva de la compañía, con música compuesta para esta obra por Daniel Tobias y vestuario de Scooter LaForge —sobresaliente artista visual, quién además de resaltar en la pintura contemporánea estadounidense ha incursionado en la moda, haciendo diseños para cantantes como Rihanna, Beyonce y Miley Cyrus—; Hacia la luz, de Tayor y la compañía, música de Hannah Schheider, y vestuario de Dav Burrington y, finalmente, Moda, pieza realizada por la agrupación con jóvenes del Ballet Municipal de Chocholá, Refugio Casa Crisal —que rehabilita a niñas y adolescentes que han sufrido abuso sexual—, Academia Danzare, Academia Yairiane, Academia Mundo de Ballet Oxkutzcab y bailarinas de la Escuela IMA de Paraguay.

/

La función se realizó también en el Teatro Peón Contreras, joya arquitectónica de la ciudad blanca, de principios del siglo XX, de columnas clásicas, escalera de mármol y cúpula decorada con imágenes de las musas griegas, ejemplo del eclecticismo académico arquitectónico en boga en aquella época.

/

La identidad de la compañía Eryc Taylor Dance la podemos definir a partir de la libertad creativa que ofrece a los bailarines para expresarse, potenciando la personalidad de los intérpretes y explotando, de manera profunda, su experiencia de vida.

/

En los solos “Carpe noctem”, de Aj Guevara; “Primero el último lugar”, de Graham Cole; “Fan #1”, de Chris Bell; “Sin sangre”, de Timothy Patterson; y “Cubo de amor”, de Nicole Baker, los bailarines y al mismo tiempo coreógrafos de cada una de las piezas, respectivamente, recurren al acto confesional. En estas obras los intérpretes expresan, a través de su voz grabada y de los movimientos del cuerpo, aspectos íntimos en relación con las batallas libradas para encontrar su lugar en el mundo.

/

La danza predominante en el mundo occidental pocas veces se aproxima a la escena con la libertad que permite a los intérpretes participar de manera activa del hecho creativo como lo hace la Eryc Taylor Dance. En ese sentido, la compañía neoyorquina resulta ser excepcional, pues si bien exige a sus miembros un entrenamiento técnico versátil, impecable y virtuoso, es también capaz de adaptarse a espacios alternativos y enfrentar riesgos creativos.

/

El hecho escénico para la Eryc Taylor Dance no sólo atiende la rigurosidad de la concepción estética, va más allá: se aproxima a la danza como una forma obligada de comunicación con el público y, a partir de la expresión luminosa y trágica de lo humano, construye lazos que religan a la comunidad, a la que ofrecen universos habitables en y desde la diversidad.

/

/

FOTO: Eryc Taylor Dance, de Nueva York, dirigido por Eryc Taylor, integrada por los bailarines AJ Guevara, Graham Cole, Chris Bell, Nicole Baker y Timothy Patterson, con la colaboración de compositores reconocidos como Gerald Busby, Daniel Tobias, los diseñadores de vestuario Scooter LaForge, Dav Burrington y Milan DelVecchio, se presentó en el 17 Festival Internacional de Danza Avant Garde, en Yucatán, el 23, 24 y 25 de septiembre, y ofrecerá funciones en el Martha Graham Center for Contemporary Dance, en la Gran Manzana, el 21 y 22 de octubre./ Cortesía de la compañía y del Festival Internacional Avant Garde

« »