El legado más humano de Rogelio Martínez, director de la Sonora Matancera

Abr 27 • Conexiones, destacamos, principales • 1978 Views • No hay comentarios en El legado más humano de Rogelio Martínez, director de la Sonora Matancera

 

La Sonora Matancera llegó a México a inicios de 1960, exiliada por decisión del director Rogelio Martínez. En la capital mexicana se enamoró de María de la Luz Domínguez, quien era promotora de una agencia de viajes y con quien tuvo a una hija, Celia Caridad Liz Martínez Domínguez, bautizada en la Catedral Metropolitana por la cantante Celia Cruz y el trompetista Pedro Knight. Esta es la historia

 

POR DONOVAN KREMER
Un éxito, las pulsiones de los timbaleros, confirman las crónicas de la época que narran las actuaciones de Celia Cruz y la Sonora Matancera en México. Al igual que el artista cubano Bola de Nieve, se presentaron en la Terrazza Cassino, en Insurgentes Sur 953 esquina con Pensilvania, el 18 de septiembre de 1961, tres días después de los festejos patrios. En un artículo publicado en EL UNIVERSAL se resalta cómo este conjunto se unió a la conmemoración de la Independencia mexicana y hasta entonaron “El cielito lindo”.

 

Timbaleros, percusionistas, maraqueros, guitarristas, sensaciones artísticas con una fuerza y resonancia por todo México. La Matancera tenía programada por esas fechas un par de presentaciones en Veracruz. El éxito se construyó en torno a sus figuras: desde las que pasaron por el conjunto en un ascenso meteórico hasta las que siempre estuvieron ahí, al pie del cañón. Vocalistas de lujo como Celia Cruz, Miguelito Valdés, Daniel Santos, Yayo El Indio, pero crooner de planta: Bienvenido Granda.

 

Se ha concedido a Granda buena parte del éxito matancero, lo mismo que a Celia y Santos, la crítica es justa, y, junto a los melómanos, coincide en el enorme peso de Rogelio Martínez, director de la Sonora Matancera, así como del arreglista Severino Ramos, que tenían todo el perfil de escuchas con un oído educado, sobre todo, de una perspicacia que sólo la música puede otorgar libremente.

 

Esta es la breve historia de Rogelio Martínez durante su estadía en México.

 

El director de la Matancera Rogelio Martínez baila con María de la Luz Domínguez, en la Terrazza Cassino en 1960. Foto: Cortesía Liz Martínez Domínguez

 

De La Habana, cuenta la hija de Rogelio, Celia Caridad Liz Martínez Domínguez, su padre conoció a María de la Luz Moreno Domínguez, quien era promotora de una agencia de viajes. En ciertos vuelos, tuvieron varios roces. Cuando el director de la Matancera decidió que la agrupación se quedaría en México, tras la instalación del régimen comunista en Cuba, decisión que estuvo acompañada de un contrato en la capital mexicana con la Terrazza Casino, Martínez ya venía con el corazón preñado.

 

La Terrazza a donde la Sonora llegó a tocar durante dos años, antes de asentarse, nuevamente, en Nueva York, fue el lugar que convertiría Rogelio en la pista de las citas románticas. A la Cassino invitó a María y bailaron un bolero, un danzón dedicado por la orquesta que dirigía, siempre elegante, de lentes oscuros. La mujer sonriente, de un áurea condescendiente.

 

En 1961, un año después del exilio de la Matancera, Rogelio y María concebirían a Liz. La niña, por afinidad y fraternidad entre Rogelio y Celia Cruz, quién siguió a la Sonora en su misión, llevará el nombre de Celia. María y Cruz se volverán comadres y la cantante cubana llamará a la pequeña Chachita. Junto a su esposo, el trompetista Pedro Knight, será la madrina en el bautizo celebrado en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México en 1961.

 

La pareja Rogelio y María de la Luz tuvo una hija: Celia Liz Martínez; en 1961, fue bautizada en la Catedral Metropolitana y sus padrinos fueron Celia Cruz y Pedro Knight. Foto: Cortesía Liz Martínez Domínguez

 

Liz Martínez recuerda a su padre como un hombre alegre y, no obstante, disciplinado. Era un extraordinario cocinero, él que venía de un padre cocinero con un restaurante en La Habana de un nombre sepultado por el tiempo. La orquesta, por instrucciones de Rogelio ensayaba hubiera o no giras y presentaciones prolongadas. Ensayaban en el Hotel del Prado en avenida Marina Nacional, en Polanco. Le disponían de una sala exclusiva.

 

Cuando llegó la hora de viajar a Nueva York, porque ya no cosechando éxito en México y porque la migración a Estados Unidos, por asociación histórica, cocinaba un fenómeno musical distinto al jazz y blues, la salsa, Celia escribió una carta a su comadre ofreciendo disculpa por la prisa al salir del país.

 

Rogelio siempre se sintió orgulloso de haber tenido a Liz, él siendo mulato, decía, también fue capaz de hacer una hija blanca, cuenta Liz. Encantada con la vida tropical y juglar, Liz quiso convertirse en vedette y aparecer como rumbera en los conciertos de la Matancera, condición a la que Rogelio se rehusó.

 

Ciudad de México 20 marzo 2024. Liz Martínez, hija de Rogelio Martínez, segundo director de la Sonora Matancera en el jardín Hidalgo de la alcaldía de Coyoacán. Foto: Fernanda Rojas/ El Universal

 

Sin embargo, se integró al grupo de bailarinas de la Danzonera Playa de Gonzalo Varela, y aún a sus 55 años sigue metida en los escenarios y pistas de baile. Es bastante conocida en el ambiente de salones, la conocen de sobra en Los Ángeles, ubicado en Lerdo. Va a los aniversarios sin perderse uno.

 

Una carta de Celia Cruz a María de la Luz Domínguez, su comadre, en la que se despide tras salir de Ciudad de México a Nueva York, donde la Matancera se estableció en una segunda etapa de su exilio de Cuba. Foto: Cortesía Liz Martínez Domínguez

 

Hoy Liz trabaja en la ruta hacia un proyecto museográfico para dar a conocer documentos, instrumentos y un testimonio hemerográfico de su padre y Celia, cartas que detallan lo más humano de estos protagonistas del ritmo tropical.

 

 

 

FOTO: Rogelio Martínez, director de la Sonora Matancera, en los años 70. Crédito: Hemeroteca EL UNIVERSAL

« »