Luces y sombras en el arte

Dic 30 • destacamos, principales, Reflexiones • 2498 Views • No hay comentarios en Luces y sombras en el arte

/

Andy Warhol. Estrella oscura en el Museo Jumex fue la exposición más relevante de un año marcado por importantes muestras, tanto en museos y galerías de la Ciudad de México como en Monterrey, Morelia y Querétaro, y no exento de escándalos, controversias y villanos

/

POR ANTONIO ESPINOZA

/

Treinta y dos años después del terremoto que nos marcó para siempre, otros terremotos, aunque de menor intensidad, nos volvieron a abrir los ojos para darnos cuenta de nuestra condición vulnerable. La tragedia sobrevino precisamente en el año más violento de nuestra historia reciente. Asesinatos de periodistas, extorsiones, feminicidios, homicidios dolosos, linchamientos y un gobierno desprestigiado, sin credibilidad e incapaz de enfrentar los problemas. El descontento crece a diario y no sabemos lo que decidirá el destino en la elección presidencial del próximo año. En este contexto sombrío, el arte no dejó de producirse ni de exhibirse. ¿Qué nos dejó 2017 en materia de exposiciones artísticas? ¿Cuáles fueron las más destacadas y cuáles las más decepcionantes? ¿Quiénes fueron los villanos?

/

Las exposiciones

La exposición del año fue, sin duda, Andy Warhol. Estrella oscura, que se presentó en el Museo Jumex del 2 de junio al 17 de septiembre. Se exhibieron poco más de cien obras, entre pinturas, serigrafías, esculturas, dibujos, grabados y películas de la primera década de producción del artista. La muestra nos permitió apreciar muchas de las obras más reconocibles de Warhol, como personajes famosos y productos de consumo masivo. Pero también hubo muchas obras que revelaban su obsesión por la muerte y las catástrofes. Douglas Fogle, curador de la exposición, nos ofreció una nueva lectura de la obra de Warhol, “un recorrido por el lado luminoso y el oscuro de la cultura de consumo estadounidense a través de los ojos del artista”. La muestra atrajo multitudes y a muchos nos hizo abandonar la idea de Warhol como un cínico portavoz de la sociedad de consumo y apologista del American Way of Life.

Cow Wallpaper (Pink on Yellow), [Papel tapiz con motivo de vaca (Rosa sobre amarillo)], 1966 / The Andy Warhol Museum, Pittsburgh © 2017 The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc. / Artists Rights Society (ARS), Nueva York

/

Zona Maco también atrae multitudes y siempre nos da sorpresas. En esta ocasión contó con la presencia del veterano artista conceptual Lawrence Weiner (Nueva York, 1942). El maestro neoyorquino vino a México para realizar intervenciones en el Museo Tamayo, el Museo Jumex, el Museo de la Ciudad de México, el Zócalo capitalino y el edificio de la Secretaría de Educación Pública, en el marco de la XIV edición de la feria de arte contemporáneo que se llevó a cabo del 8 al 12 de febrero en el Centro Banamex. Como ya es costumbre, en la feria convivieron artistas “modernos” y “contemporáneos”, vivos y muertos. Hubo obras de Marina Abramovic, Carlos Amorales (que representó a México en la Bienal de Venecia), Fernando Botero, Alexander Calder, Leonora Carrington, Lucio Fontana, Mathias Goeritz, Damien Hirst, Anish Kapoor, Yves Klein, Jeff Koons, Barbara Kruger, Joan Miró, Hermann Nitsch, Gabriel Orozco, Pablo Picasso, Frank Stella, Andy Warhol y Ai Weiwei, entre otros.

/

Paralelamente a su participación en Zona Maco, Gabriel Orozco presentó en la Galería Kurimanzutto una polémica exposición: Oroxxo. La acción provocadora del artista veracruzano consistió en construir una tienda Oxxo dentro de la galería de su propiedad, con el objetivo de cuestionar el mercado del arte y proponer un comercio más justo y controlado que facilite el acceso al coleccionismo. Igualmente polémica fue la exposición: Jill Magid. Una carta siempre llega a su destino. Los archivos Barragán, presentada en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo. La muestra estuvo integrada con las obras que la artista norteamericana ha producido como parte de la investigación que inició en el año 2013 sobre el legado del arquitecto jalisciense Luis Barragán (1902-1988). La exhibición de un anillo producido con parte de las cenizas del arquitecto provocó un gran escándalo. Desafortunadamente, el debate se centró en las implicaciones éticas, morales y legales del anillo y no en la cuestión estética del discurso conceptual de la artista.

Vista superior de uno de los productos disponibles en Oroxxo, de Gabriel Orozco. /Cortesía Galería Kurimanzutto.

/

Estrella oscura fue la exposición del año, pero hubo otras exposiciones de alto nivel que llamaron poderosamente la atención y convocaron a mucha gente. En el Museo del Palacio de Bellas Artes se presentó: Picasso & Rivera. Conversaciones a través del tiempo, un diálogo entre dos pintores vanguardistas, y poco después: Rojo mexicano. La grana cochinilla en el arte, que aún está vigente y es una lección didáctica de la trascendencia histórica, económica, política, social y cultural, del insecto domesticado en la época prehispánica y virreinal. Del Museo de Arte Moderno destacan: Arp, exposición del gran escultor alsaciano, enmarcada en las celebraciones por el centenario de Dadá, y Rufino Tamayo. El éxtasis del color, retrospectiva del maestro oaxaqueño, que luego viajó a Monterrey para presentarse en el MARCO. Del Museo Universitario del Chopo se lleva las palmas: Empezamos con un beso, curada por Carlos Jaurena, que fue una suerte de síntesis de lo que han sido a lo largo de treinta años las muestras de arte erótico en ese recinto, organizadas originalmente por el Círculo Cultural Gay. Y del Museo Carrillo Gil: Pólipos y formasordas de Mauricio Sandoval. Una antológica orgánica, muestra muy contemporánea del pintor posmoderno; el recinto de San Ángel cerró el año con la muestra: Con ojos puramente plásticos y mirada universal, del extinto maestro Enrique Echeverría.

/

Otra gran exposición: Cristóbal de Villalpando. Pintor mexicano del barroco, que se realizó entre marzo y junio en el Palacio de Cultura CitiBanamex, con una nueva lectura de la obra del maestro novohispano. No se quedó atrás la muestra: Discursos de la piel, abierta todavía en el Museo Nacional de Arte, que revalora la obra del pintor académico decimonónico Felipe S. Gutiérrez. De las numerosas exposiciones del Museo Universitario de Arte Contemporáneo, son varias a destacar, entre ellas las dos que todavía están vigentes: Yves Klein, y Colateral de Yoshua Okón, además de Forensic Architecture, que cerró este sábado. En el Museo de Historia de Tlalpan se presentó: Espíritus metálicos, de Alberto Castro Leñero. En el Museo de la Secretaría de Hacienda hubo muestras sobresalientes de Jeannette Betancourt, Benjamín Domínguez y Carlos Jaurena. En el Museo Casa León Trotsky se presentó: Encofrados. Obra negra. I, de Eduardo Romo, el inicio de la celebración por los treinta años de trayectoria del escultor, que culminará en breve con una retrospectiva en el Museo de Arte Moderno de Toluca.

La lactación de la Virgen María a Santo Domingo de Guzmán, óleo, ca. 1685.

/

Luego de presentarse en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO) y en la Casa de la Cultura de Celaya, en Guanajuato, la exposición correspondiente a la XVII Bienal de Pintura Rufino Tamayo se presentó entre agosto y septiembre en el museo que lleva el nombre del insigne maestro oaxaqueño. Un tanto dispareja en cuanto a niveles de calidad, la exposición cumplió con su cometido de revelar el momento actual de la pintura mexicana. Los premios de adquisición fueron para Edgar Cano López, Óscar Rafael Soto Barbosa y Francisco Valverde Prado, y menciones honoríficas para César Córdova y Kim Young Sun. En el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo se presentó: Por un arte al servicio del pueblo. Frente Nacional de Artes Plásticas (1952-1961). El recinto de Altavista cerró el año con una magna exposición realizada de manera conjunta con su museo hermano, el Mural Diego Rivera. Con el título de Diego Rivera y su experiencia en la URSS, la muestra ilustra con pinturas, fotografías y documentos, los dos viajes que realizó el muralista mexicano a la Unión Soviética, en 1927 y en 1955.

/

Si las exposiciones: Picasso & Rivera… y Rojo mexicano… fueron de lo mejor del año, otras exposiciones de Bellas Artes dejaron mucho que desear. Me refiero a Pinta la Revolución. Arte moderno mexicano, 1910-1950 y Leo Matiz: el muralista de la lente. La primera resultó desafortunada desde su desconcertante título, que no reflejaba el sentido de una muestra de arte mexicano moderno que reunió los más diversos estilos y temáticas. La segunda, que se realizó de manera conjunta con el Antiguo Colegio de San Ildefonso, se distinguió por su falta de rigor curatorial y otros defectos que fueron puntualmente señalados aquí por Arturo Ávila y José Antonio Rodríguez (Confabulario núm. 222) y que nos impidieron tener una visión más completa del fotógrafo colombiano en su centenario. Pero la exposición que se ganó el dudoso honor de ser la peor del año fue Señales, de Nahum B. Zenil, presentada entre agosto y octubre en el Centro Cultural Mexiquense Bicentenario, Texcoco, Estado de México. Una muestra sin pies ni cabeza, realizada por los “curadores” del CCMB que fueron al Rancho Tecomate Cuatolco a escoger lo que creyeron “bueno” de la obra de Zenil, sin hacer un ejercicio de imaginación, problematizar y armar un discurso sólido que nos mostrara las diferentes etapas en la producción del autor, sus temáticas, sus intereses, sus obsesiones. Ignoraban que Zenil no es sólo una figura señera de la pintura neofigurativa de los años ochenta, sino uno de nuestros artistas más significativos.

Diego Velázquez, Retrato del Arzobispo Fernando de Valdés, óleo sobre tela, 1645. /Cortesía: Museo del Palacio de Bellas Artes.

/

Sí hubo exposiciones buenas fuera de la Ciudad de México. El Museo de Arte Contemporáneo (MARCO) de Monterrey cerró el año con una retrospectiva de Héctor Zamora con el título: RE/VUELTA. El Centro Cultural Clavijero de Morelia, Michoacán, acogió hace un par de semanas una exposición que ha viajado por varios países: De la tierra al cielo. Cien años con Julio Cortázar, organizada por Rogelio Cuéllar y María Luisa Passarge, con obra de 55 artistas que celebran el centenario del nacimiento del escritor argentino y cincuenta de la publicación de Rayuela. Y en el Museo de la Ciudad de Querétaro se acaba de inaugurar una muestra del artista canadiense Jason de Han, que incluye su famosa obra: Spirits Looking at Themselves (2010).

/

Los ladrones

De vez en cuando aparecen en el medio del arte personas en apariencia bien intencionadas, pero que resultan terriblemente dañinas. Dos de estos seres impresentables fueron denunciados recientemente en las redes sociales. El que esto escribe publicó en Facebook el 30 de noviembre un artículo de denuncia en contra de Eréndira de la Cruz, quien desde 2015 ha venido realizando subastas de obras de arte y otro tipo de eventos en varios municipios del Estado de México (Amecameca, Neza, Tenango del Aire, Tepotzotlán) y la Ciudad de México. Para la realización de las subastas, De la Cruz ha contado con la participación de numerosos artistas, tanto mexiquenses como de otras partes del país, quienes le han facilitado obras (pinturas, esculturas, dibujos, grabados, fotografías) para ser ofrecidas a los coleccionistas interesados en comprar arte. El problema es que desde la primera subasta se hicieron evidentes las mañas de la subastadora, pues sin documento alguno que avalara el contrato de compra-venta de las obras, se tardaba en pagar o de plano no les pagaba a los artistas. Todo se convirtió muy pronto en un círculo vicioso: conforme más subastas hacía más se endeudaba y más descontento provocaba entre los artistas afectados.

/

El otro caso, más grave aún, es el de Gabriel González, propietario de la Galería Machado Arte Espacio, denunciado en Facebook el 12 de diciembre por Yani Pecanis. La artista acusó a González y a su esposa María José Castro Machado, de abuso de confianza, pues no sólo les prestó dinero sino también les facilitó obra para venta que se encuentra “secuestrada” en la galería y sin manera de recuperarla. La bomba estalló de inmediato y otros artistas afectados también lo denunciaron: Gustavo Monroy, Ernesto Molina, Eduardo Romo… El 14 de diciembre Alicia Sánchez Mejorada, investigadora del Cenidiap, quien padece cáncer, denunció también a los Machado en Facebook. Los acusó de haberle robado parte del dinero que se recaudó en la exposición La cura, que se realizó en abril pasado en Machado Arte Espacio, por la venta de las obras donadas por alrededor de cien amigos artistas de la historiadora que pretendían apoyarla económicamente para un tratamiento médico. La información más reciente que tengo es que los Machado se han comprometido a pagar todo lo que deben, pero la pregunta es obligada: ¿entre los propósitos de Año Nuevo de Eréndira de la Cruz y los Machado estará realmente pagar sus deudas?

/

/

FOTO: Vista de la exposición Andy Warhol. Estrella oscura, que se exhibió en el Museo Jumex del del 2 de junio al 17 de septiembre / Foto: Moritz Bernoully / 2017 The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc. / Artists Rights Society (ARS), Nueva York

« »