Plaza de la Dignidad

Abr 3 • destacamos, Ficciones, principales • 1825 Views • No hay comentarios en Plaza de la Dignidad

/

La poesía de Carmen Berenguer se puede definir desde una estética de la resistencia. Su generación es la que padeció la dictadura chilena. En su obra coinciden la protesta y el testimonio de la exclusión. Estos poemas fueron tomados del libro Carmen Berenguer. Plaza tomada. Poesía (1983-2020), selección y prólogo de Claudia Posadas y publicado por la Universidad Autónoma de Nuevo León

/

POR CARMEN BERENGUER

El derecho de vivir en paz
…nuestra canción
Es fuego de puro amor
Es palomo palomar
Olivo de olivar
Es el canto universal
Cadena que hará triunfar
El derecho de vivir en paz
Víctor Jara

 

En esta estrategia de guerra sin argumentos
Ha sido declarada a un pueblo abusado
desarmado y denuncio
a su clase regordeta y abultada
en una dieta regalona y mofletuda
le calló el mojón de una gaviota extraviada
que volaba oliendo el polvo
en los asientos del parlamento
y como atolondradas avecillas cabeceando el recuerdo
de un buen pasar de siglos
se sintió ajena a la demanda de la calle
la vocería sagaz
a cada segundo en sus acciones
detonó su aullido paralizó Chile
cruzó América Latina
un mundo maltratado como inquilino
Y llegó el día de la evasión
por la subida del metro
y sin descanso
el pueblo organizado
en sus redes desde la calle y en la calle
sintonizó a su audiencia en una red comunicacional impresionante
que obligó al gobierno y a estos tecnócratas empleados del imperio
anglosajón llamar al orden
a su tv nacional a sus fake news
a sus puestas en escenas viles
utilizando sus medios corporativos de comunicaciones villanas
de sus acostumbradas series fatídicas del horror y del miedo
No obstante
La ciudadana feminista
ordenó su cabello
se sacó el sostén
cruzó la calle resuelta
y toma la plaza
avanza por la alameda
Es ella organizada sin líderes visibles
para que no los maten

 

 

Ya empezó
empezó
empezó

 

 

el aullido de la plaza los estudiantes en el metro
hasta el 25 de octubre la más grande
marcha
las barras
la Sinfónica
cicletada
motochorreada ronca
la salud
profesores
jubilados
universitarios
feministas
escritores
descolgados
apuntan al panfleto que echan a volar
la rabia que produce ira
que se transforma
en lucha y rebelión
callejera
barricadas en la plaza
fuego
símbolos de la desigualdad
y sus mercados del mal
modelo neoliberal
la banca
metro
plaza de baratijas de marcas
llámese estallido
explosión
reyerta
rabia
ira
aullido

 

 

Allende “por donde pase el hombre libre”
Chile
mestizo
indígena
la mujer
abuela
las madres de los desaparecidos
la diversidad sexual
las leslas
las tías
los niños

 

 

Entre las fuerzas especiales, toques de queda, milicos en la calle, revive la dictadura y sus subterráneos en el metro oscuros de terror más de mil 500 detenidos y asesinados, sin ojos. No hay olvido.

 

 

Balas
balines
perdigones
matar
bombas
pimienta
y golpes
muchos golpes
sobajeos
vejaciones
violaciones
tortura
patriarcas
violencia
maltratos
malévolos
maleados
miserables
esbirros
resguardando el caudal de la banca internacional IBM.

Resguardando como perros adiestrados
defendiendo a estos picantes
flaítes de corbata a costa del sudor de los deudores
viajan a pie o en un autito comprado con salarios del miedo.
Defendiendo el 01 %

 

 

Son los clase mala
ricachos
burdos
meten bulla
marionetas con tanques
para defenderles sus arcas en sus paraísos terrenales
¡púdranse!

 

 

Yo acuso a este gobierno de destruir el país
destrozar su juventud
maltratar a sus viejos
abusar a las mujeres
de haber puesto tanquetas en la calle
en el levantamiento ciudadano
de haber declarado la guerra
en esta escena
golpeando
sobornando
infiltrando
realizando montajes

 

 

Se acabó
su relato viejo del mercado neoliberal y líquido.
Nos curaremos las heridas a los ojos al cuerpo
escribiremos nuestra poética en la alameda chilena.

 

 

 

La plaza se llenó de tanquetas y camiones blindados con milicos
Adelante todo cambió, desde el modo de vivir cotidianamente, la movilización, los mercados, el tránsito urbano tuvo que hacer nuevas rutas diarias, los pagos del consumo habitual, las compras, la paralización en la educación y las movilizaciones. El gobierno sacó a las fuerzas armadas a la calle. Desde ese día la calle se convirtió en un campo de batalla urbana, dejando heridos en los ojos, torturas en el metro de la Plaza ayer Italia hoy nombrada por el pueblo Plaza de la Dignidad, que en realidad nunca fue Plaza Italia ya que sólo tenía un monumento de un italiano connotado. Luego la militarizaron por Baquedano, un comandante que hay que indagar mucho para llegar a descifrar por qué vino a parar en esta Plaza. Estos patriarcas de uniforme eran buenos para llenar de estatuas las plazas y las calles con nombres de ganadores de guerras. Nombraron sus calles como milicos y curas.

 

Ahora el día que sacaron los comandos a la calle fue una puesta en escena, un montaje de terror en la plaza, las ventanas estaban cerradas y todos mirábamos con recuerdos los que sobrevivimos a la dictadura, nos puso en alerta. Era verano y estaba oscureciendo para darle más dramatismo a este blindado atardecer. La plaza se llenó de camiones y tanquetas modernas más pequeñas, pero con mayor poder de ataque. Se bajaron se hincaron levantando una pierna y pusieron su fusil apuntando al cielo, lo pusieron a modo de ataque. Eso en toda la Plaza como signo de ganársela. Allí se quedaron un rato y llegó la noche.

 

 

La Revolución de Octubre
Cuando comenzó esta Revolución de Octubre, desde el día de la evasión estudiantil el 18 de octubre, porque subieron 30 pesos el precio del metro y los estudiantes saltan las vallas de las estaciones del metro de Santiago, acto seguido se incendian. Este hecho sorprende a la audiencia, sin comprender mucho de lo inaudito e inverosímil por su audacia. Nada podía haber intuido o presagiado que los estudiantes fueran una vez más en la historia de Chile desde el año 1957, 1949, siempre. Es en los días siguientes que comienza el gran estallido social que ha durado más de un mes. Desde ese 18 de octubre, Chile tuvo un cambio radical en las vidas de sus habitantes.

 

Se puede aventurar que todo cambió.

 

Y creo que la escenificación visual de este 18 de octubre de 2019 sorprende, por su organización simultánea, que mostraba una fuerza no vista anteriormente. Los días siguientes todavía con temperaturas contrapuestas entre el día y la noche, comienza a desatarse el alzamiento de voces de organizaciones sociales y feministas la ciudadanía que sale a manifestar ese nudo tanto tiempo atravesado en el pecho, congoja que sale gutural de tantas voces decididas caminando desde sus cuatro puntos cardinales haciendo caso omiso al poeta Huidobro que decía que eran tres los puntos cardinales. Y Violeta Parra dice Chile limita al norte con la injusticia. Nunca vi tanta alegría tomándose la plaza y “la Alameda por donde pase el hombre libre”, rectifico. Las mujeres, rectifico. Las diversidades sexuales y el pueblo mapuche y los trabajadores junto a los estudiantes, libres de esta opresión rapiña, como siempre desde que el pueblo chileno es pueblo.

 

Millares llegando a una cifra inédita la marcha millonaria de voces de cantos libres al fin delatando la infamia las mujeres haciendo tañer cual campanas de la libertad sus cacerolas.

 

Denunciando el saqueo a sus bolsas familiares, el engaño a que habían sido objeto 40 años mandados por estos pillos, saqueadores, ladrones, depredadores, atracadores, estafadores, estas fieras rapaces y timadores han hostigado. Asfixiando a los jubilados sin una vejez digna, a los jóvenes endeudados hasta su familia, con el fin de hacerlos obreros ilustrados con el fin de humillarlos, ¡y se les devolvió la mano malditos impunes! ¡Pido castigo!

 

Les han robado el pan y la sal. Sátrapas pestilentes hieden, sangreadores del pueblo chileno. No voy a singularizar a este geniecillo del mal que nos gobierna. Sería demasiado sencillo. Aquellos que los tienen contratados, rapaces. Los que han perpetrado latrocinio al pueblo chileno. Estos Chicago Boys se formaron en los Estados Unidos y fueron preparados durante el gobierno de Salvador Allende, hasta derrocarlo y proponer un nuevo modelo neoliberal para Chile. Esto les permitió sangrar al pueblo chileno con el fin de arrebatarles sus riquezas materias primas compradas a precio de huevo y privatizarlo todo. Han instaurado una dictadura del capital.

 

FOTO: Carmen Berenguer recibió el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda en 2008./ Miguel Carrillo/ El Comercio/GDA

« »