Cinco poemas de W. S. Merwin

Jul 20 • destacamos, Ficciones, principales • 1270 Views • No hay comentarios en Cinco poemas de W. S. Merwin

/

W. S. Merwin falleció en marzo de este año y dejó una amplia obra que le valió ser reconocido como uno de los poetas más importantes de Estados Unidos en el siglo XX

/

POR W. S. MERWIN

Versiones de Mauricio Montiel Figueiras

Marzo

Es marzo y de los libros cae polvo negro
Pronto me habré ido
El espíritu alto que se hospedaba aquí
Ya se ha marchado
En las avenidas el hilo incoloro yace bajo
Precios antiguos

 

Cuando miras atrás siempre está el pasado
Aun cuando se ha desvanecido
Pero al mirar adelante
Con tus nudillos sucios y el ave
Sin alas en tu hombro
Qué puedes escribir

 

La amargura aún asciende en las viejas minas
El puño está saliendo del huevo
Brotan termómetros de la boca de los cadáveres

 

A cierta altura
Las colas de las cometas por un momento
Se cubren de pasos

 

Aquello que debo hacer aún no comienza

 

 

Abril

Cuando nos hayamos ido la piedra dejará de cantar

 

Abril abril
Atraviesa la arena de los nombres

 

Días por venir
Sin estrellas ocultas

 

Tú que puedes esperar estando allí

 

Tú que no pierdes nada
No sabes nada

 

 

Entre los ojos

Los guías ciegos han venido por nosotros
Los invocamos con la idea de salvarnos

 

Estos son los términos
Nada es perdonado nada es recordado

 

Y ordenar nos dicen nunca fue algo nuestro

 

 

Los animales
Todos estos años detrás de ventanas
Con cruces ciegos llevando la delantera

 

Y yo tras las huellas en tierra baldía
De animales que nunca vi

 

Yo sin voz

 

Recordando nombres que inventar para ellos
Volverá alguno habrá alguno

 

Que diga sí

 

Que diga mira con cuidado sí
Nos encontraremos de nuevo

 

 

Juventud
Durante toda mi juventud te estaba buscando
sin saber qué buscaba

 

o cómo llamarte creo que ni siquiera
sabía que buscaba cómo habría

 

podido conocerte cuando te vi como te vi
una y otra vez cuando apareciste

 

como te me apareciste desnuda ofreciéndote
toda entera en ese momento y me dejaste

 

respirarte tocarte saborearte sin saber
más que yo y sólo cuando

 

empecé a pensar en perderte
te reconocí cuando tú ya eras

 

parte recuerdo parte distancia siendo
mía en las formas en que aprendí a extrañarte

 

de lo que no podemos retener están hechas las estrellas

 

 

FOTO: El poeta en Maui, Hawai. / Tomada de Merwin Conservancy.

« »