Las desilusiones del amor romántico

Mar 2 • destacamos, Escenarios, Miradas, principales • 1302 Views • No hay comentarios en Las desilusiones del amor romántico

/

Con La fête des Illusions (La fiesta de las ilusiones), esta compañía de teatro de cabaret renueva nuestra capacidad de reírnos de nosotros mismos y de nuestras desmedidas aspiraciones afectivas

/

POR JUAN HERNÁNDEZ 

La fête des Illusions (La fiesta de las ilusiones) es un espectáculo de cabaret escrito e interpretado por Erica Islas y Ana Laura Ramírez, de la Compañía Parafernalia Teatro, con música original de Analí Sánchez Neri, cuyo eje dramático es la reflexión en relación con el amor romántico o las ilusiones que se tejen a partir de una educación sentimental que se alimenta de las telenovelas, películas y canciones que idealizan las relaciones de pareja.

 

Desde hace algunas décadas el cabaret se ha fortalecido en la escena mexicana con puestas en escena cada vez más eficaces a la hora de exaltar los defectos de la naturaleza humana, generando a través del humor y la ironía reflexiones certeras sobre la realidad ya sea íntima o pública.

 

Y aunque aquello que se muestre pueda ser trágico, se trata de reírse de uno mismo, de ponerse en la piel del otro o de encontrar el reflejo propio en el espejo del cabaret que ofrece una imagen de quienes somos y no nos atrevemos a admitir sin la intermitencia del humor fino e irónico.

 

En La fête des Illusions (La fiesta de las ilusiones) las creadoras recrean lo que podría ser visto como un circo con payasos, equilibristas, bailarinas y fenómenos de dos cabezas. Las actuaciones son altamente efectivas: mantienen el ritmo que exige la representación humorística, recurren al gran gesto y manejan con naturalidad un lenguaje interdisciplinario para ir desde el humor a profundidades dolorosas y trágicas de la existencia humana.

 

El montaje se vuelve un divertimento inteligente sobre la manera en que se conciben las relaciones amorosas bajo la idea del “vivieron felices para siempre”; una máxima que está lejos de sustentarse en la realidad. De ahí que en este espectáculo la desilusión no se viva tanto como un momento doloroso o de sufrimiento sino de liberación.

 

La puesta en escena inicia con la búsqueda amorosa, el encuentro del ser amado y un desenlace no esperado. La trama transcurre en medio de números coreográficos, de circo, música interpretada en vivo (lo que da una cualidad particular al montaje) y canto. Todo esto para señalar que la ideas preconcebidas sobre el amor son la causa de la frustración cuando las expectativas no se alcanzan, lo que genera relaciones violentas e infelices.

 

El cabaret es una impugnación a las convenciones en todos sentidos, que está presente en la estructura del artefacto escénico que es concebido como un espacio de libertad creativa en donde todo puede ocurrir, hasta la interpretación que amplía sus posibilidades para transitar de un personaje a otro sin tropiezos; o la dramaturgia que se escribe desde y para la escena y, finalmente, la percepción del espectador que es sorprendida por la cualidad impredecible del espectáculo.

 

En ese sentido La fête des Illusions (La fiesta de las ilusiones) se vuelve altamente subversiva, toda vez que desarticula prejuicios, exhibidos como obstáculos para alcanzar si no la felicidad sí la posibilidad de construir el tipo de relación amorosa que para cada uno resulte satisfactoria.

 

Es la consecución de números humorísticos lo que permite desarticular el discurso convencional e idílico en relación con el “amor romántico”. Se pone de manifiesto que no existe “la media naranja” y que, en todo caso, esta idea es el fundamento de relaciones perversas y hasta patológicas.

 

Ana Laura Ramírez y Erica Islas dominan el género. El texto transcurre sin traspiés y la puesta en escena es visualmente atractiva, al mismo tiempo que divertida. Las creadoras consiguen un espectáculo maduro, logrado luego de varios años de experimentar en esta forma de aproximación al hecho escénico.

 

Ramírez ha trabajado con Las Reinas Chulas y es miembro de Derechos Humanos, A. C. También colabora en Secret Survivors México, un proyecto de teatro con víctimas de abuso infantil. Por otro lado Erica Islas se define a sí misma como cabaretera, además de ejercer la docencia y la producción escénica. Entre los espectáculos en los que ha participado están Los prinosaurios también lloran y Directo al despeñanieto, con Las Reinas Chulas; El liguero de la injusticia, con La Mafia Cabaret, y Los niños también lloran, entre otros.

 

Con La fête des Illusions (La fiesta de las ilusiones) las cabareteras propician una reflexión pertinente y crítica sobre la educación sentimental convencional que invalida la individualidad y la autoestima. Un asunto complejo que pone a trabajar el pensamiento y la creatividad de los espectadores quienes deben estar atentos al ritmo de la representación, toda vez que este montaje no admite la observación pasiva. El público forma parte del espectáculo en la medida que su universo sentimental es puesto en tela de juicio, para buscar un punto de quiebre en ese gran circo del amor que de ninguna manera terminará en un “y vivieron felices para siempre”.

 

 

FOTO: La fête des Illusions (La fiesta de las ilusiones), espectáculo de cabaret escrito e interpretado por Erica Islas y Ana Laura Ramírez, con la Compañía Parafernalia Teatro, música original de Analí Sánchez Neri interpretada en vivo, y vestuario de Itala Cordera, se presenta en el Teatro Sergio Magaña (Sor Juana Inés de la Cruz 114, Santa María La Ribera), miércoles, jueves y viernes a las 20 horas, hasta el 15 de marzo. /Albert Coronel/Secretaría de Cultura de la Ciudad de México

« »