El premio Nobel no es africano

Oct 9 • destacamos, principales, Reflexiones • 3540 Views • No hay comentarios en El premio Nobel no es africano

 

La decisión de la Academia Sueca con respecto al galardón literario es cuestionada por analistas del oriente africano, poco entusiastas de los discursos poscoloniales

 

POR NELSON SAÚTE 
Abdulrazak Gurnah fue anunciado este jueves como Premio Nobel de Literatura. La Academia Sueca continúa en estos últimos años su estrategia disruptiva en relación con los favoritos, galardonando nombres realmente inesperados. Sabía que sería anunciado el vencedor de este año y tenía la idea de que él mismo pudiera ser un autor oriundo de una zona diversa de aquella que acumula más premios: el Occidente.

 

Yo diría que ese propósito no se cumplió cabalmente. Gurnah nació en 1948 en el antiguo Sultanato de Zanzíbar y salió de ahí e hizo su vida y su carrera en el Reino Unido. Es un escritor británico. Me parece un disparate cuando se dice que se premió a un escritor tanzano. Cuando él nació, la isla de Zanzíbar ni siquiera pertenecía a Tanzania. Existía Tanganica y el Archipiélago de Zanzíbar, que tuvo siempre un estatuto y jurisdicción colonial independiente. Y más, aquellos que abandonaron la isla tras la revolución, casi todos, nunca se identifican como tanzanos, sobre todo los de origen indio. Eran y son ciudadanos británicos.

 

Este autor me parece un caso semejante al de V. S. Naipaul, que ganó el Nobel hace justamente 20 años, y que había nacido en Trinidad y Tobago, pero que siempre se vio a sí mismo británico. También llegó joven e hizo toda su carrea en Reino Unido. Fue probablemente el más virtuoso cultivador de la lengua inglesa entre el siglo pasado y éste. Por cierto, el intrépido V. S. Naipaul llegó a cortar con una editorial (Secker) por haber redactado en la contraportada de un libro (Guerrillas) que él era un “novelista de las Antillas”.

 

Esta tarde me llamó una periodista de la Radio y Televisión Pública de Portugal, para pedirme mi opinión sobre Gurnah. Le dije que hablaría a contracorriente, como lo anoto aquí. Ella quería saber cuál es la importancia del tema colonial que estaba en el centro de la obra de este escritor. Personalmente —le dije— no soy un estusiasta de las temáticas coloniales ni/o de las perspectivas poscoloniales en boga en Europa. Creo que es una forma occidental de ver la Historia. Los africanos, añadí, la ven desde una óptica divergente o incluso antagónica.

 

Para mí no es importate destacar el origen o querer forzar una determinada nacionalidad, sino su obra. Y aún más. No veo, por consiguiente, en este premio, una distinción a un escritor africano. Ni siquiera hablo del hecho de que sea mestizo, sin ver en ello un impedimento para que lo consideren británico. Me cohíbo hasta de preguntar: ¿será por esa razón (el hecho de que sea inequívocamente mestizo) que lo quieren forzosamente tanzano?

 

Vi, por cierto, referido en algún lugar que después de Wole Soyinka (Nobel en 1986) él era el segundo escritor africano negro en ganar el premio. Otro disparate: Abdulrazak Gurnah no es negro. No me parece siquiera que eso sea importante en todo caso. No creo que haya sido ése el criterio. La Academia, en caso de que quisiera otorgar el galardón a un escritor negro africano, cuya escritura fuera de raíz marcadamente africana, tenía, según yo, dos posibilidades: o darle el premio al keniano Ngugi wa Thiong’o (eterno candidato), o premiar a Chimamanda Ngozi Adichie, autora nigeriana, de las más brillantes de la nueva literatura africana.

 

Me pregunto, para terminar, sin hacer burla: ¿pasa de verdad por la cabeza de alguien considerar a Freddie Mercury —que curiosamente es mi cantante preferido—, nacido también en Zanzíbar, justamente dos años antes que Abdulrazak Gurnah, un cantante tanzano?

 

Maputo, Mozambique, 7 de octubre de 2021.

 

FOTO:  Abdulrazak Gurnah, autor de Paradise/ Crédito: HANDOUT by BLOOMSBURY/EFE

« »