Introducción al vértigo

Dic 30 • destacamos, Ficciones • 392 Views • No hay comentarios en Introducción al vértigo

 

Poema reunido en la antología de la UNAM, “Vindictas / Poetas Latinoamericanas”, que originalmente se publicó en Sinfonía del hombre fósil, en 1953

 

POR STELLA DÍAZ VARÍN

II

Cuando yo veo espigas y uva vieja,
desperezado estiércol, sangre viva,
me viene al tacto su sabor leproso,
su víscera escondida,
y en boca impura, palpitan sus hebras silenciosas
y mueren puramente sus vestidos mortales.

 

Como hasta entonces en soledad
camino, palpo vertebrada lluvia,
suena mi corazón de cultivados tallos
y ensayadas vertientes se aproximan.
Me caen pájaros a los ojos muertos.
Y huesos derribados y futuras sangres.
¿De qué exploradas cimas,
podré venir con mi esqueleto a cuestas?

 

Vengo a hacer declaraciones a la noche.
Vengo por el camino de los trenes
con olor y substancias criminales,
vengo a hacer un recuento de los gatos
asesinados por el alba.
Ya veis, la gente se pervierte serenamente
dibujando pétalos en muros ciudadanos,
¿nunca habéis visto esos extraños signos
con que juegan los aprendices de hombre?

 

Entonces,
¿de qué escondido pudor me hablaba la lengua de mi amigo,
qué ríos subterráneos regocijaban su piel?
Entretanto hay niños y bosques apacentando caballos negros…

 

Todo no es sino una gran diversión y no la quiero.
Los hombres beben en su vaso de amapola bebidas amapolas
y yo soy un muerto de comisuras viejas.

 

 

 

FOTO: Hendrik de Clerck y Denis van Alsloot. Paisaje con Diana y Acteón, hacia 1608. /Museo Nacional del Prado

« »