El volcán de los murciélagos, en peligro por el Tren Maya

Ago 29 • Conexiones, destacamos, principales • 4716 Views • No hay comentarios en El volcán de los murciélagos, en peligro por el Tren Maya

/

Cerca de una de las rutas por la que pasará esta vía férrea se encuentra la reserva de Calakmul, única por contar con el santuario más importante de murciélagos en México, hoy amenazada por el proyecto turístico. El biólogo Rodrigo Medellín, quien se ha dedicado más de cuatro décadas a su conservación, habla sobre los riesgos y desinterés oficial por el resguardo del santuario

/

POR R. FABIÁN DURÁN A.

Comunicador de temas científicos

El estudio de SARS-Cov-2 ha generado un volumen impresionante de información científica, en este océano de información los avances a veces parecen contradecirse, pero uno de los puntos en que los científicos están de acuerdo es que el origen del nuevo Coronavirus ha sido resultado de la perturbación del medio ambiente y por consiguiente los hábitats en los que viven los animales de vida silvestre. El Tren Maya, uno de los proyectos prioritarios para la actual administración del presidente Andrés Manuel López Obrador continuó su construcción durante la pandemia, y según el reporte “Territorios mayas en el paso del tren: situación actual y riesgos previsibles” elaborado por CONACYT y publicado por El Universal el 9 de marzo la ruta ferroviaria afectará a 10 Áreas Naturales Protegidas (ANP).

 

 

Este proyecto ferroviario es tan importante para la Presidencia que fue su inauguración la que marcó el reinicio de las actividades y giras de gobierno después de la Emergencia Sanitaria. Los segmentos en conjunto tienen una extensión de mil 500 km, el primero comprende de Palenque a Escárcega; el segundo de Escárcega a Calkini; el tercero de Calkiní a Izamal; el cuarto de Izamal a Cancún; el quinto de Cancún a Tulum; el sexto de Tulum a Bacalar y el último de Bacalar a Escárcega. Uno de los tramos atraviesa la reserva de Calakmul, en donde se encuentra uno de los santuarios más importantes de murciélagos, el llamado Volcán de los murciélagos.

 

 

Este santuario da cobijo a más de 4 millones de especímenes, y según los especialistas es el segundo lugar más importante en cuanto a la conservación de murciélagos en Latinoamérica. La cueva se encuentra muy cerca de la carretera federal 186 y los expertos han mencionado que existen atropellamientos de hembras gestantes que debido a su peso vuelan a menor altura.

 

 

Los servicios ambientales que brindan estos organismos son enormes, como la polinización de la vegetación en las selvas y el control de plagas. Las estimaciones moderadas han cuantificado que consumen 30 toneladas de insectos diariamente. Gran parte de estos insectos son plagas para la vegetación y la agricultura. La dispersión de semillas es otro de los servicios ambientales que proveen al ambiente y es que algunos de estos murciélagos son tan específicos en su alimentación que son los únicos que pueden diseminar las semillas de determinadas especies vegetales, lo cual garantiza su existencia. La desaparición de una sola especie de murciélagos pone en riesgo el delicado equilibrio de toda la selva.

 

 

El doctor Rodrigo A. Medellín es un referente en la conservación de mamíferos en el mundo. Se ha dedicado desde hace 45 años a esta misión. La mayor parte de su trabajo lo ha hecho en selvas y bosques para estudiar a las poblaciones de estos mamíferos alados.

 

 

¿Qué opina de la construcción del Tren Maya?
Como tantas otras cosas en México, tiene potencial de tener un efecto positivo. Pero los indicadores hasta ahora no me dan una buena impresión. Es urgente e importante que México invierta en modernizar su red de ferrocarriles que quedó abandonada en 1920, pero no a costa de destruir el medio ambiente ni de afectar el futuro de los mexicanos que viven en esa zona.

 

 

¿Han tomado en cuenta su opinión en los estudios de impacto ambiental para la realización de este megaproyecto?
En distintas ocasiones me han buscado. Yo he sido muy claro: no conozco el proyecto ejecutivo. Y no lo conozco porque no existe o porque quienes me han buscado me han prometido que me lo van a entregar y nunca han cumplido. Y mientras no conozca el proyecto ejecutivo, no hay manera de formarme una opinión con conocimiento de causa. Reitero que los indicadores que se han dado a conocer no son buenos. Hace 20 años yo fui parte del grupo que hizo la MIA del aeropuerto de Texcoco y que demostró que esa era la opción más viable: El lago de Texcoco es un lago salado con muy poca vida, principalmente estacional, y las pistas de aterrizaje habrían estado más lejos de las concentraciones de avifauna de lo que están hoy, y de lo que el aeropuerto de Santa Lucía lo estará. Santa Lucía tiene un lago de agua dulce con mucha vida acuática a 2 km de las pistas. Eso va a ser un desastre.

 

 

En febrero del año pasado el titular de FONATUR, Rogelio Jiménez Pons, declaró en una entrevista con Claudia Ramos para Animal Político: “No ganamos nada como país con jaguares gordos y niños famélicos”. ¿Piensa que la conservación y el desarrollo económico de las comunidades pueden ser compatibles?
Ese comentario de Jiménez Pons fue desafortunado y él se ha retractado y desdicho de él. La conservación y el desarrollo económico definitivamente pueden ser compatibles. Se ha demostrado muchas veces. México como país megadiverso debería ser una potencia en ecoturismo sustentable y bien hecho. Pero los gobernantes de los últimos 50 años (incluidos los actuales) han sido miopes y han prestado oídos sordos a todos los que llevamos décadas trabajando por la conservación de la biodiversidad. No somos ambientalistas de oportunidad, de derecha, que nunca dijimos nada a las otras administraciones. Siempre hemos estado en la lucha para defender el patrimonio natural de todos los mexicanos.

 

 

Al parecer, la ruta del Tren Maya, al atravesar Calakmul, podría pasar muy cerca del Volcán de los murciélagos. ¿Podría hablarnos más al respecto?
Un punto absolutamente no negociable sería la afectación de la cueva conocida como El Volcán de los Murciélagos. Esta cueva es la concentración más grande de murciélagos en la región Neotropical, con más de 3 millones de murciélagos que destruyen 30 toneladas de insectos cada noche, muchos de ellos plaga de la agricultura. Los suelos de la Península de Yucatán ya les han dado muchos avisos de que no es estable. Si se realizan obras de construcción mayores en la cercanía de esa cueva, su ecosistema se verá afectado y perderemos lo más por lo menos. Estoy decidido a luchar con todo por la conservación de esa cueva, para el bienestar de los ecosistemas y las comunidades que se benefician de su papel como consumidores de insectos, como dispersores de semillas y como polinizadores.

 

 

En marzo de 2019 se reunió el Consejo Estatal de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico del Estado de Campeche para discutir las posibles acciones de mitigación para el Volcán de los murciélagos. Se habló de posibles libramientos verdes y pasos elevados de fauna. ¿Considera que estas obras serían suficientes para disminuir el impacto hacia este tipo de fauna?
No las conozco. Pero si se hace un paso de fauna deprimido en donde los trenes y otros vehículos entren en un túnel de un kilómetro y que la obra se realice a más de un kilómetro de la cueva, y todo esto se haga BIEN (una suposición muy aventurada), entonces es posible que se pueda hacer la obra sin afectar la cueva.

 

 

Según la página gubernamental de Tren Maya, en su sección ambiental tiene entre otros estos objetivos restaurar la conectividad biológica de áreas naturales para cuidar a los animales y la vegetación; favorecer la conservación de los ecosistemas y los servicios ambientales y rehabilitar los ecosistemas degradados, en especial en las Áreas Naturales Protegidas. ¿Usted piensa que se puedan cumplir estos objetivos?
Repito, todo es posible si se hace bien. El problema es que yo no veo la voluntad política, ni el involucramiento de científicos y conservacionistas que realmente sepan del tema, ni el compromiso económico para que las cosas se hagan bien.

 

 

Según los estudios del origen del SARS-Cov-2, este virus es común en los murciélagos. ¿Considera que la perturbación de sus hábitats podría propiciar la aparición de nuevos virus?
A partir del proceso ecológico conocido como el Efecto de Dilución, la perturbación de los ecosistemas intactos va a causar nuevas pandemias. Esto se ha demostrado con muchas enfermedades ya conocidas: la primera línea de defensa contra la siguiente pandemia debe ser la conservación de los ecosistemas. Es en ecosistemas degradados y alterados donde los patógenos encuentran las condiciones ideales para crear brotes nuevos. El presidente dijo hace unos días que le respondió a su hijo que lo cuestionaba porque el Tren Maya iba a destruir la selva de Yucatán, que ya no hay selva. Que se la acabaron las administraciones anteriores. Esto es categóricamente falso. Queda muchísima selva en la península y el no respetarla y asegurar que lo que queda se conserva será causa de desgracias más severas a los humanos y a los ecosistemas. Y reitero: No soy ambientalista de derecha. Yo soy un profesional comprometido con la conservación de la biodiversidad y he denunciado destrozos ambientales de los gobiernos de los últimos 35 años. Algunas veces hacen caso. En el gobierno actual, ahí no han hecho el menor caso.

 

 

Una investigación de Mathieu Tourliere, para Proceso, publicada el 14 de abril reveló la participación de grandes compañías agroindustriales que se beneficiarían con el proyecto. Menciona que podrían cambiar la historia de la agricultura y la vegetación con el aumento desmedido de monocultivos de sorgo y palma aceitera. ¿Cómo podría afectar este incremento a especies como el murciélago?
Inclusive la producción de aceite de palma africana se puede realizar de manera sustentable y amigable con el medio ambiente. Pero los monocultivos son la peor forma de destruir ecosistemas porque acaban con la riqueza natural y causan la pobreza local. Los monocultivos de cualquier tipo son la forma más evidente en la que el neoliberalismo (de izquierda, de derecha, de donde sea) está acabando con los recursos naturales en México y el mundo.

 

 

¿Cuál es el valor de la biodiversidad? ¿Podría definirlo para el público en general? Es decir, ¿por qué a una persona debería de importarle la biodiversidad?
La biodiversidad es una fuente de riquezas y beneficios constantes: Nuestros alimentos, muchas fibras, la energía, las medicinas, muchísimos inventos y más, dependen de la biodiversidad. Los países más pobres del mundo y los estados más fallidos del mundo son aquellos que no respetaron su medio ambiente, como Haití y Somalia. ¿Queremos terminar como ellos? ¡Definitivamente no! Y por eso todos los mexicanos debemos unirnos para defender lo que nos queda de biodiversidad. Los últimos resquicios de ecosistemas intactos que quedan en México, menos del 10%, debe quedarse así: intacto. Otras iniciativas, como reservas bioculturales, reservas forestales y demás, se pueden realizar en el 90% restante que ya está alterado.

 

 

¿Qué piensa de las acciones tomadas por el gobierno hacía instituciones encargadas de la biodiversidad y el medio ambiente, como la CONANP y CONABIO?
La afectación a las iniciativas de conservación de la biodiversidad en la actual administración deja claro que no existe el compromiso por el respeto al medio ambiente y por el futuro de los mexicanos. Es evidente que desde hace 40 años o más, el medio ambiente no ha sido una prioridad para ningún gobernante de México. Esta era nuestra esperanza para lograr salvar lo que queda de nuestros ecosistemas, y en su lugar este gobierno está desmantelando los pocos logros que pudimos alcanzar los que trabajamos en conservación a través de muchísimos esfuerzos y luchas muy intensas y de muchos años. Hoy el presidente ha demostrado que el medio ambiente y el futuro de los mexicanos por un México sustentable no es de su interés y está destruyendo instituciones que son referente a nivel mundial. ¿Qué persigue? No lo entiendo.

 

 

¿Cuál es su pronóstico para el futuro del medio ambiente en México?
Si los mexicanos no tomamos cartas en el asunto y no defendemos a los ecosistemas a través de una inmensa variedad de posibilidades, el último resto de capital natural que queda en México se va a perder. Es claro que con las autoridades actuales no podemos esperar que la defensa de la biodiversidad salga de ellos. Somos los mexicanos, la población entera del país, quienes debemos salir a defender la biodiversidad. El tiempo se agota.

 

 

FOTO: Murciélagos en la reserva de Calakmul, Campeche./ Bernard Dupont

« »