Mujeres en peligro por la pandemia

Jun 27 • Conexiones, destacamos, principales • 2063 Views • No hay comentarios en Mujeres en peligro por la pandemia

/

En plena contingencia sanitaria, la activista Frida Guerrera cuenta cómo se entiende la violencia hacia las mujeres en tiempos del Covid-19

/

POR FRIDA JUÁREZ

Hace unos meses el panorama lucía completamente diferente. Lo que hoy son calles retomando su vertiginoso ritmo con incertidumbre, a inicios de marzo se vieron atiborradas por miles de mujeres manifestándose para frenar la ola de feminicidios que había azotado al país. Hoy y ante el volumen de noticias acerca del Covid-19, las noticias por la violencia de género al parecer perdieron protagonismo aunque subyace a la emergencia sanitaria que niega el gobierno en turno. Pero, ¿acaso durante el confinamiento este problema de género se detuvo por completo?

 

La activista Frida Guerrera presenta un panorama sobre cómo la violación de los derechos de las mujeres no se han detenido durante la cuarentena, a diferencia de la justicia. La situación no ha sido nada fácil para ella, quien acostumbra a acompañar a las familias de las víctimas durante los procesos legales, y se mantiene en constante contacto con el grupo Las voces de la Ausencia, el cual está formado por madres que han perdido a sus hijas por violencia de género.

 

El último caso al que le pudo dar seguimiento presencial fue a mediados de marzo, se trataba del maltrato a Ivanna, una niña de tres años que entonces estaba internada en el Hospital Las Américas, en Ecatepec, Estado de México. La visita que realizó la activista el 14 de marzo al nosocomio fue su última salida, el 4 de abril enfermó. El primero en presentar síntomas del Covid-19 -tos, gripa y cansancio- fue su esposo. “Eso me obligó a encerrarme”, explica.

 

Frida detalla que ella se dedica de tiempo completo a llevar un registro de las mujeres que desaparecen en México. Consulta medios de comunicación para registrar los feminicidios que ocurren a diario en todo el país. Esta labor no le permite tener un trabajo de tiempo completo. Su publicación “La columna rota” y el apoyo que recibe por parte del programa de protección a víctimas es el único sustento que aporta en casa, del resto se encarga su esposo. Ante el malestar de su esposo, Guerrera explica que se comunicaron al 911 sin éxito. “No nos hicieron caso”, asegura y resalta que 21 días después de haber presentado los síntomas les realizaron la prueba y resultó negativa. Sin embargo, ella insiste que a esas alturas el virus ya no se encontraba en la mucosa, por lo que no confía en el resultado.

 

 

Los pendientes
Entre las actividades de Frida se encuentra llevar un historial acerca del feminicidio en México, funge de cronista, se pone en contacto con las familias y realiza entrevistas. “Yo sigo escribiendo historias porque queremos saber lo que pasa. El pasado mes de abril hice público mi número de teléfono en mis redes sociales, para que las mujeres me busquen, sobre todo aquellas que están en confinamiento que se sienten mal porque la violencia ha crecido en casa”. Aunque esta medida le ha permitido ayudar a algunas mujeres, también le hizo ver que las personas consideran que ella es una autoridad. “El otro día me buscó una mujer pidiendo ayuda por su vecina en Morelos, le explico que no puedo ayudarla porque no estoy allá. Lo que no entienden es que no soy una autoridad, primero debe haber una demanda legal”.

 

Durante la cuarentena, el número de llamadas de auxilio de mujeres que padecen violencia fue en aumento. Tan sólo en abril Inmujeres registró 400 mil llamadas, y en el mes de mayo la cifra aumentó en un 6%. Al revelar esta información, Nadine Gassman, titular del instituto, recordó que el 70% de las mujeres no denuncia porque no le da importancia, 20% teme represalias y el 10% no lo hace porque piensa que no le creerán. Tras la revelación de esta información, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el 90% de las llamadas son falsas en la conferencia matutina del 15 de mayo. Declaración que explica el temor de ese 10% y el porqué algunas mujeres consideran el número telefónico de Frida Guerrera como una alternativa a la cual recurrir.

 

La activista cree “hacer lo imposible” para ayudar a las mujeres, sin embargo su situación la limita a canalizarlas con las autoridades correspondientes y a ejercer presión para que los procesos legales sigan su curso. “Aunque esté en casa, con el teléfono me muevo a todo el país para poder ayudar con los casos”, afirma. Sin embargo, esto no asegura un flujo continuo en el desarrollo de los casos. La también cronista explica que el caso de Ivanna -víctima de violencia por parte de su padre, su madrastra y sus abuelastros- es un ejemplo del entorpecimiento que implicó el confinamiento en la justicia: sus abuelos ya habían sido ubicados, mientras que su padre y madrastra siguen prófugos. “Teníamos unas ubicaciones sobre dónde podrían estar los presuntos, pero como hubo un gran brote de Covid-19 dentro de la fiscalía del Estado de México, muchos de los agentes estaban en cuarentena y eso paró todas las detenciones”, señala.

 

Guerrera comenta que en otro caso la madre de una víctima desaparecida acudió al ministerio público en busca de ayuda, pero este apenas estaba en operación y los policías son los que están atendiendo a las personas y le piden esperar 72 horas para levantar la denuncia. “Con presión logramos que se tomara la denuncia. Estas negligencias crecen durante la pandemia porque no hay quien atienda”, agregó. Aunque también considera que en ocasiones la pandemia se usa como una excusa para no movilizarse.

 

“Se está pretextando con el tema. Hubo un caso en la Ciudad de México que yo no acompañé, en el que señalan que la fiscalía de delitos sexuales liberará a los posibles agresores. Ahí también hay que voltear a ver a los tribunales, que no están operando al 100%, y a los jueces, quienes siguen calificando sin aplicar la perspectiva de género”.

 

Ante la resolución de este caso, para Frida es un hecho que la víctima y su familia se encuentran en peligro nuevamente, pero explica que no son las únicas en esta situación durante la pandemia: “esto de que están liberando a gente con brazaletes tiene preocupadas a muchas madres que, aunque se dice que no liberan a los que cometieron delitos graves, la situación las tiene en incertidumbre”. Una de las consecuencias de estos “mensajes de impunidad” es que crean desconfianza a acercarse a la autoridad.

 

Pese a que la normalidad en México se alteró en cuestión de meses, la violencia hacia las mujeres no se detuvo, sino que ha ido en aumento, de acuerdo a los registros de la activista, quien destaca que ha afectado en gran medida a las niñas:
“En lo que va del año han habido 50 feminicidios infantiles, 23 se han dado durante la contingencia. Hablamos de una situación grave porque contamos sólo los que hemos podido registrar porque la prensa anda bien metida en lo del Covid-19. Ya alguien en algún momento volverá a voltear hacia la violencia contra los niños”.

 

La crisis económica también ha golpeado al grupo Las voces de la ausencia y a la propia Frida Guerrera. La activista recibió una recompensa por colaborar en la captura de un feminicida. Con este dinero ha podido solventar sus gastos y apoyar al colectivo de madres de víctimas de feminicidio.

 

El 24 de abril, la Secretaría de Gobernación rindió su informe de acciones contra las violencias de género durante contingencia por Covid-19. Guerrera explica que durante la presentación la secretaria Olga Sánchez Cordero no abordó el tema sobre los apoyos a las familias de las víctimas pese a que ella misma le haya preguntado: “las víctimas indirectas no están en la agenda. Los huérfanos reciben las mismas becas que cualquier otro niño; los bebés no reciben apoyo”.

 

Es la primera ocasión que Guerrera acepta una recompensa y lo hizo tanto para ayudar a las madres de las mujeres asesinadas como para sufragar algunos gastos personales. “La justicia desgraciadamente en este país se construye y no debería ser así. Debería ser pronta y expedita. Ahorita la justicia se fue con el Covid-19, no existe”, concluyó la activista.

 

FOTO: Plantón de madres de hijas de desaparecidas, Frente a Palacio Nacional, el pasado 21 de junio de 2020. /Berenice Fregoso/ EL UNIVERSAL

« »