Luis Zapata: el escritor que nos hizo soñar con vampiros

Nov 14 • Conexiones • 604 Views • No hay comentarios en Luis Zapata: el escritor que nos hizo soñar con vampiros

/

Estas son algunas razones por las que El vampiro de la colonia Roma es un libro de referencia

/

POR MIGUEL ÁNGEL TEPOSTECO RODRÍGUEZ
A mediados de octubre, el escritor Luis Zapata sufrió un infarto en un hospital de Cuernavaca. No había pasado un mes cuando el miércoles 4 de noviembre se anunció su muerte, a través de un tuit de Alejandra Fraustro, secretaria de Cultura:

 

“Con dolor y cariño nos despedimos de Luis Zapata, pionero de la literatura LGBT+ en México”.

 

Autor de novelas, obras de teatro, artículos, traducciones y demás textos, Zapata fue “el referente en mayúsculas de la literatura gay” en México, según palabras de Alonso Hernández, historiador y creador de Archivos y Memorias Diversas, un proyecto cultural que busca rescatar, reconstruir, conservar y difundir la historia social y cultural, tangible e intangible, del colectivo LGBTTTIQ.

 

Para él, la muerte de Zapata caló en el ánimo de muchas generaciones de lectores: “A través de Luis Zapata muchos conocimos la Ciudad de México de otra manera, a partir de Luis Zapata soñamos a nuestros vínculos amorosos, a los vampiros […] noche tras noche en las calles de nuestras ciudades”.

 

En entrevista por teléfono, Hernández apunta que la “riqueza de su literatura se basó en hacer públicas las confidencias de sus círculos amistosos, y por tanto, ‘surtirlos’ a pesar de una maestría literaria”.

 

Los escritos de Zapata, explica, son anecdotarios del mundo gay de los años 70 y 80: “Varios personajes siguen vivos, y otros como Billy, como Osiris, el vampiro, ya no están con nosotros, pero gracias a la pluma de Luis Zapata encontraron un lugar dentro de la eternidad, adonde ahora está Luis”.

 

“Sus libros nos formaron sentimentalmente”, señala, “nos marcaron a la hora de encontrar esta cotidianidad gay, sobre todo para las generaciones que somos lo último, la colita de la Generación X, y toda la Generación Millenial vivió y aprendió a ser gay a partir de la literatura de Luis Zapata”.

 

 

***

El vampiro de la colonia Roma vio la luz en 1979, en el sexenio de López Portillo y en medio de la Guerra Fría. En el México donde aún no era legal contraer matrimonio con una persona del mismo sexo ni la adopción homoparental.

 

“Es un libro canónico, no es el mejor libro de Luis Zapata, pero es el más leído y es el best seller mexicano en cuestiones LGBT”, señala Hernández.

 

“Yo creo que la importancia de El vampiro de la colonia Roma está en darnos las coordenadas del deseo y del placer, del dolor y de la dicha de la población gay de los años 70”.

 

Señala que hay que leer la novela: “Es un libro que debe de estar en nuestras mesas de cabecera, porque nos descubre un mundo que sigue vigente”.

 

Explica que existen varias historias alrededor del libro: “Una de ellas fue que el personaje que entrevistó principalmente para el vampiro, Osiris, se sintió muy dolido con Luis Zapata por haber cambiado muchísimas cosas y anécdotas: no se sentía reflejado en la obra”.

 

Sin embargo, Hernández señala que posteriormente Zapata comentó que, si bien se había inspirado en Osiris para la creación de su personaje, “había hecho un trabajo más etnográfico con otros, y sumó otras anécdotas de otros personajes de la noche bajo el nombre de Adonis García”.

 

Existe otra anécdota. Hernández cuenta que cuando José Pagés Llergo sacó un adelanto de El vampiro de la colonia Roma en la revista México en la cultura “Hubo una llamada de la presidencia de José López Portillo, regañando a Pagés por publicar, y cito entre comillas, ‘porquerías’”.

 

 

***

¿Para Hernández cuál es el mejor libro de Zapata? “En jirones creo que es la mejor obra de Luis Zapata y Melodrama es otra de las obras que me gustan más porque son un poco más íntimas, basadas en las anécdotas que recopilaba de las fiestas gays a las que acudía con sus primeros amigos”, responde Hernández.

 

Al ser más anecdóticas, explica, “abren la posibilidad de ver las relaciones gozosas pero también la violencia que existe en la pareja gay de su entorno”.

 

 

***

En sus últimos días en el hospital, Luis Zapata siguió aquejado por problemas respiratorios y con una deuda de más de un millón de pesos, tras estar internado en un hospital privado y luego ser trasladado a un hospital público. Lejos de la Ciudad de México y cada vez más apartado de una salud estable, sufrió un infarto. Murió el penúltimo mes del 2020, a los 69 años.

 

Ahora, su nombre está junto a otros entre los obituarios LGBT+ en México. Junto a Luis González de Alba, Carlos Monsiváis, Nancy Cárdenas e, incluso, Osiris, el vampiro de las noches de la Ciudad de México.

 

FOTO: Luis Zapata también fue autor de los los libros Melodrama y En jirones./ Germán Espinosa/ EL UNIVERSAL

« »